Inicio Internacional Voluntarios trabajan sin descanso para ayudar a familias separadas en Puerto Rico

Voluntarios trabajan sin descanso para ayudar a familias separadas en Puerto Rico

37
0
Compartir

Tras el devastador paso del huracán María en Puerto Rico, las agencias federales con sede en Washington no han parado de recibir miles y miles de angustiosas llamadas de familiares desesperados, al tiempo que mandan constantemente equipos de rescate a la isla para ayudar a los que necesitan atención médica.

Uno de los resultados más trágicos de esas llamadas ha sido el hallazgo de un cadáver descompuesto.

El cuerpo sin vida pertenece a una mujer que al parecer murió ahogada en las inundaciones que desató la catastrófica tormenta en Carolina, una municipalidad en la costa noreste de Puerto Rico. María también hizo estragos a la electricidad a todo lo largo y ancho de la isla, lo que hace que las comunicaciones resulten prácticamente imposibles.

La mujer llevaba muerta más de 24 horas. El olor llenaba la casa destrozada, mientras los familiares atrapados, que no tenían forma alguna de comunicarse con funcionarios locales en la isla, sufrían el drama cerca, con la esperanza de que su ser querido pudiera rápidamente ser sacada de la casa y velada de una forma más apropiada.

“En medio de la tormenta, mi prima tuvo una crisis médica y, como los servicios de emergencia no podían llegar hasta ella, murió en la casa de mi tía”, escribió el jueves en Facebook Patricia Rivera, que vive en Virginia. Rivera no quiso mencionar el nombre de su prima. “Su cadáver estuvo en la casa durante 24 horas, en plena descomposición, lo que causó un sufrimiento enorme a toda la familia atrapada en la casa”.

No solo están desesperados los que llaman a las líneas de emergencia. El descomunal impacto del huracán María le ha roto los corazones a muchos de los que trabajan para conectar a las familias y en las labores de rescate por todo el país.

“Hay unos 60 voluntarios respondiendo y haciendo llamadas telefónicas las 24 horas. Pero lo que muchos no saben es que la mayoría son puertorriqueños y ellos mismos no saben dónde están sus familias”, dijo Pedro Derame, director de comunicaciones de Puerto Rico de la Administración de Asuntos Federales, ubicada en Washington.

“Todavía no sé nada de muchos de mis familiares”, agregó Derame. “Mi mayor preocupación es que se hayan quedado sin comida”.

Gracias al esfuerzo nacional que llevan a cabo varias agencias, conjuntamente con algunas estaciones de radio pública de la isla, se ha podido brindar cierto alivio a las ansiosas familias que buscan respuestas.

Voluntarios de todas partes se han unido para construir bases de datos que tienen como fin poder reconectar a las familias incomunicadas. Los operadores han recibido un entrenamiento sobre cómo brindar información vital para los equipos de rescate en áreas específicas en la isla y enviar las solicitudes de emergencia, como recoger a la familiar de Rivera que murió durante la tormenta.

Sin embargo, para algunos voluntarios, saber de sus familiares en Puerto Rico ha sido poco menos que imposible.

Carmen Pastrana, de 60 años, que trabaja en WIPR, la estación de radio pública de Puerto Rico, pudo por fin llegar a la estación para atender el sinnúmero de llamadas que se reciben. Durante varios días, no pudo hacerlo debido a la gran cantidad de árboles y cables eléctricos derrumbados que convirtieron en impasables a decenas de caminos, calles y carreteras.

Pastrana es una de muchas que reciben llamadas en las estaciones de radio, dándole a los que llaman números de teléfonos de las agencias municipales a cargo de la ayuda por desastre en 12 regiones de la isla.

A diferencia de Pastrana, la tensión comienza a debilitar a un voluntario que trabaja en la misma estación de radio.

“Lo que veo en mi comunidad es el equivalente de la desolación y destrozos que deja una bomba atómica. Es difícil tranquilizar a los radioescuchas cuando uno está en la misma posición que ellos. Espero poder ayudar antes de que me desvanezca”, dijo el hombre.

Y de repente, la llamada se cayó.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here