Inicio AFP-LatinoamericaYA México busca sin descanso sobrevivientes tras el devastador terremoto

México busca sin descanso sobrevivientes tras el devastador terremoto

43
0
Compartir

Las tareas de rescate continuaban sin descanso este miércoles en la capital y estados centrales de México en busca de sobrevivientes entre los escombros de edificios colapsados tras un devastador seísmo que dejaba más de 200 muertos, entre ellos 21 niños en una escuela derrumbada.

“Hasta el momento se reportan 217 fallecidos: 86 Ciudad de México, 71 Morelos, 43 Puebla, 12 Estado de México, 4 Guerrero y 1 Oaxaca”, escribió en Twitter Luis Felipe Puente, director de Protección Civil de Gobernación (Interior), en la madrugada.

Gran parte de los capitalinos no durmieron, temerosos de una fuerte réplica y pendientes de los rescates en la cuarentena de edificios colapsados en Ciudad de México, que el 19 de septiembre de 1985 quedó parcialmente destruida por un sismo de una magnitud de 8,1 que dejó más de 10.000 muertos.

Los rescates se centraban en la zona sur y en el corredor Roma-Condesa, exclusivo sector conocido por sus bares y restaurantes, y donde viven numerosos extranjeros.

En los estados de Puebla y Morelos, donde se registró el epicentro del seísmo a las 13h14 locales (18h14 GMT) del martes, también continuaban las tareas de rescate en viviendas y construcciones destruidas.

Las “Fuerzas Armadas y Policía Federal seguirán trabajando sin descanso hasta agotar todas las posibilidades de encontrar más personas con vida”, escribió en Twitter el secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio.

Una nube de polvo

En la capital, el epicentro de la tragedia era el derrumbe de la escuela Enrique Rebsamen, localizada en el extremo sur. “Tenemos 26 muertos, de los cuales 5 son adultos y 21 niños (…) el número de personas atrapadas oscila entre 30 y 40”, dijo a la cadena Televisa José Luis Vergara, oficial mayor de la Armada de Guerra, quien coordina las tareas.

Militares, apoyados por civiles y rescatistas, trabajaban bajo la luz de generadores, pero la búsqueda se complicaba debido a que la escuela, que de tres pisos se redujo a uno, amenazaba con derrumbarse por completo.

Vergara detalló que lograron establecer comunicación con una maestra y dos menores atrapados.

Una periodista de AFP constató la presencia de al menos cinco madres que en la madrugada esperaban noticias de sus hijos en medio de gritos y llantos. Una de ellas tuvo que recibir atención médica por una crisis nerviosa.

También padres de los chicos ayudaban a remover los escombros, mientras se desplegaban perros entrenados para el rescate y se utilizaban sofisticados instrumentos para detectar el más mínimo sonido entre el derrumbe.

“Se vino una nube de polvo cuando se colapsó una parte del edificio totalmente. Nos tuvimos que resguardar en nuestros salones hasta que pasara el temblor”, dijo a Televisa María del Pilar Martí, profesora de la escuela.

Silencio y aplausos

Con un puño levantado o al grito de “¡Silencio!”, los rescatistas -desde los llamados Topos que se especializaron en rescate con el sismo de 1985, hasta civiles voluntarios- no pararon durante la madrugada con la esperanza de escuchar algún ruido que indicara que había un sobreviviente entre los escombros.

Mientras se excavaba y retiraban escombros en botes de plástico que pasaban de mano en mano, un Topo se internaba en un boquete en busca de sobrevivientes. Cuando lo conseguía, el silencio se rompía entre vivas y aplausos.

Gran parte de la ciudad no descansó. La AFP constató que en las calles circulaban numerosas camionetas de carga trasladando agua, alimentos, medicinas y otros artículos, mientras que en otras se observaban a rescatistas equipados con palas y picos.

En parques públicos de la zona Roma-Condesa se instalaron campamentos en donde se reunía ayuda para rescatistas y damnificados.

Numerosas personas durmieron en la calle sobre cobijas o dentro de tiendas de campaña.

Las clases en la capital y en los estados afectados fueron suspendidas por el Gobierno hasta nuevo aviso mientras que empresas y oficinas públicas trabajarán con el personal esencial.

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, mandó un mensaje en la madrugada exhortando a conservar la calma. “En la medida de lo posible, la población deberá permanecer en sus hogares siempre que sean seguros, y evitar congestionar las calles por donde deben transitar los vehículos de emergencia”, dijo.

Distintos países han mandado mensajes de condolencias a México y han anunciado el envío de personal de rescate.

México se ubica entre cinco placas tectónicas cuyos movimientos lo convierten en uno de los países con mayor actividad sísmica del mundo.

El pasado 7 de septiembre, un terremoto de 8,1 grados de magnitud, el más fuerte en un siglo en México, causó 96 muertos y más de 200 heridos en el sur del país, especialmente en los estados de Oaxaca y de Chiapas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here