Inicio AFP-Deportes Hamilton, una estrella de la F1 que confirmó en México su romance...

Hamilton, una estrella de la F1 que confirmó en México su romance con el éxito

103
0
Compartir

A México le gusta Lewis Hamilton y al británico lo seduce la capital azteca. En tres años del Gran Premio de este país, el piloto de Mercedes ha hecho disfrutar a los aficionados al automovilismo y él la ha pasado bien, en especial este domingo en que se consagró campeón de la temporada 2017 de la Fórmula 1.

Hamilton tiene un romance con la Ciudad de México que ha ido más allá de su performance en la pista del Autódromo Hermanos Rodríguez, donde ha brillado intensamente: fue segundo en 2015. En 2016 consiguió la pole position y ganó la carrera. Y este año se aseguró en esta tierra su cuarto campeonato mundial.

Con esa conquista, Hamilton sigue ascendiendo entre los grandes pilotos de la Fórmula 1, tal como lo insinuó desde su primera temporada en 2007.

Nació con estrella

Por las cuatro medallas de oro que ganó en los Juegos Olímpicos Los Ángeles-1984, el estadounidense Carl Lewis era ya una leyenda de la velocidad en las pistas de atletismo.

En su honor, a un niño nacido al año siguiente, el 7 de enero, en Inglaterra, le llamaron Lewis Carl.

Como Carl, el atleta, Lewis Hamilton habría de ser también un prodigio de la velocidad, pero a bordo de un automóvil de la Fórmula 1, motivado por un carrito a control remoto que le obsequió su padre, y confirmado por la destreza que mostraba en el karting.

Ahí lo ubicó la gente de McLaren que en 1997 le ofreció un contrato. Lewis tenía 12 años. Una década después, se convirtió en el primer piloto de raza negra incluido en el elenco de la Fórmula 1.

Su debut con McLaren en la máxima categoría del automovilismo se dio al lado del español Fernando Alonso y su primera temporada fue excepcional: subió al podio en sus primeras nueve carreras y terminó como subcampeón con 109 puntos, uno menos que el campeón Kimmi Raikkonen, de Ferrari.

Hamilton pudo haber ganado ese campeonato, pero su inexperiencia se le convirtió en una presión que no supo manejar en el Gran Premio de Brasil, donde terminó en el séptimo lugar.

“Es demasiado pronto para analizar sus posibilidades, pero si la tendencia se confirma, no hay ninguna razón para que no llegue a ser el mejor piloto de la historia”, consideró Martin Whitmarsh, director general de McLaren.

Lewis desató una Hamiltonmanía y cerró el 2007 presentando su autobiografía “My Story” con menos de 23 años de edad.

El primer gran triunfo no tardó en llegar. El 2 de noviembre de 2008 se coronó en Brasil, nuevamente con un desenlace dramático: 98 puntos por 97 de su inmediato perseguidor, Felipe Massa.

Cambio y relevo

El 2012 fue muy significativo para la particular vida de Hamilton y para la Fórmula 1. A finales de ese año, el británico anunció el vínculo con una nueva escudería: Mercedes. Poco después se retiró el multicampeón alemán Michael Schumacher.

Después del cuarto lugar que logró en 2013, su primera temporada con las flechas plateadas, Hamilton estableció su reinado dos años consecutivos: 2014 y 2015.

El romance con México inició en 2015 y comenzó con una ida a la lucha libre –Hamilton incluso se subió al ring con el luchador Místico–. En 2016, Lewis quedó profundamente enamorado de los tacos que cenó en este país. Y este año se adjudicó el campeonato del mundo en el autódromo mexicano.

Hamilton ha alcanzado al alemán Sebastian Vettel y al francés Alain Prost con cuatro coronas mundiales.

A sus 32 años, en esa carrera por ser el mejor piloto de Fórmula 1 de la historia ahora tiene que rebasar al argentino Juan Manuel Fangio (cinco campeonatos) y al alemán Schumacher (siete).

Y tiempo y talento es lo que tiene de sobra para lograrlo.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here