Inicio Internacional El Agua: La polémica que enfrenta a México y Estados Unidos

El Agua: La polémica que enfrenta a México y Estados Unidos

48
0
Compartir
Los gobiernos de México y Estados Unidos recién firmaron una nueva acta que se integra al Tratado de Aguas Internacionales entre ambos países: la 323, en donde se asienta que a cambio de ayuda económica que la Unión Americana proporcionará para el desarrollo de infraestructura hídrica en territorio mexicano, podrá obtener ciertas cantidades de líquido.
El acta 323 denominada Ampliación de las Medidas de Cooperación y Adopción de un Plan Binacional de Contingencia Ante la Escasez de Agua en la Cuenca del Río Colorado, fue negociada —a decir de ciertos sectores— sin una difusión previa y solicitar la opinión de quienes podrían verse afectados.
El documento fue elaborado por las Comisiones Internacionales de Límites y Aguas (CILA) de México y Estados Unidos, se firmó el 21 de septiembre de 2017 y dado a conocer públicamente cinco días después.
Inversiones y Proyectos
La negociación incluyó el tema de inversiones y proyectos, en donde se asienta que los comisionados observaron la conveniencia de continuar desarrollando y construyendo proyectos e implementando acciones que conserven o aumenten la disponibilidad de agua del Río Colorado, a través del mecanismo de inversiones en la infraestructura, lo que permitiría que una parte del agua producida podría utilizarse para las necesidades de agua del medio ambiente, en tanto otra porción podría ser distribuida entre los dos países.
“Los Estados Unidos contribuirán con un monto total de 31.5 millones de dólares a México a través de la Comisión (CILA), para desarrollar proyectos de conservación en México. Toda el agua generada o conservada con esta inversión será asignada a México con excepción de los siguientes volúmenes: 86 millones de metros cúbicos de agua para cumplir con el compromiso de Estados Unidos para beneficio del medio ambiente, en particular el tramo limítrofe y del Delta del Río Colorado”, quedo escrito en la nueva acta.
“Literalmente, Estados Unidos está comprando agua. Este país entrega 31.5 millones de dólares para la presunta inversión en infraestructura del lado mexicano, pero es para recuperar agua. Pero esa agua es mexicana porque está en nuestro país. Ellos retendrán una buena cantidad de millones de metros cúbicos, el acta lo precisa, y luego hacen un lavado de cara, dicen que será para uso ambiental en el Río Colorado. Utilizando eufemismos, es una compra literal de agua mexicana”, consideró José Zavala, investigador de El Colegio de la Frontera Norte (Colef).
En la presentación oficial del Acta 323 avalaron estas acciones instituciones como el Pronatura, Colef, la Universidad Autónoma de Baja California, Sonora Institute, entre otros. Sin embargo, Zavala describió su malestar por la utilización de organismos como el Colef y la UABC porque el aval se dio a título personal de quienes participaron en ello.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here