Inicio AFP-Deportes Ahora o nunca para Loeb en el Dakar “más africano” de Sudamérica

Ahora o nunca para Loeb en el Dakar “más africano” de Sudamérica

23
0
Compartir

¿A la tercera va la vencida? El francés Sébastien Loeb, una leyenda del motor, intentará sumar su primera victoria en su tercera participación en el Dakar a partir de este sábado, cuando arranque en Lima la edición 2018 del rally raid más famoso del mundo.

Noveno en 2016, segundo en 2017… La lógica diría que el alsaciano se coronará el 20 de enero en la meta de Córdoba, a bordo de su Peugeot, para poner un broche de oro a una carrera única.

Y es que solo tres pilotos han ganado un mundial de WRC y el Dakar: los finlandeses Ari Vatanen y Juha Kankkunen y el español Carlos Sainz.

“Para mí es un poco ahora o nunca. Sabemos que podemos hacerlo”, estimó el nueve veces campeón del mundo de WRC.

Pero su aprendizaje en los rally raids ha sido tan rápido como accidentado. A su prometedora actuación en el Dakar-2017 le acompañaron dos decepciones: un abandono en el Silk Way y un segundo puesto en Marruecos, en una prueba que llegó a liderar con solvencia.

Acompañado por su copiloto de confianza, Daniel Elena, “hemos conocido (en rally-raid) una salida de ruta, problemas técnicos y de navegación. ¡Ya hemos pasado por todo!”, comentó, esperando a su vez un camino más favorable a partir de ahora.

Porque el tiempo está contado, tanto para Peugeot como para él ya que este Dakar será el último para ambos.

Nuevas reglas

El constructor de Montbéliard comenzará la prueba de este año tras lograr un triplete histórico en el pasado. En 2018, las expectativas son las mismas, por lo que los compañeros de equipo de Loeb serán también sus principales contrincantes.

En primera línea, Stéphane Peterhansel, ganador de las últimas dos ediciones, es también el que cuenta con el palmarés más brillante en la historia de la carrera, con 13 trofeos entre autos y motos. A su lado, Cyril Despres, cinco veces campeón en dos ruedas y que llega en un gran momento de forma tras salir victorioso del Silk Way, en julio. Sin olvidar al español Carlos Sainz, siempre favorito tras imponerse en 2010.

Ahora solo falta por saber si el 3008 DKR Maxi conseguirá los mismos resultados mecánicos que su predecesor, menos estable pero más ligero debido a las nuevas reglamentaciones técnicas.

“Le quitamos 70 kg mientras que nuestros rivales directos han aligerado sus autos entre 65 y 100 kg. Son variaciones nunca vistas. Vamos a seguirlo a pesar de que nos parezca totalmente desproporcionado”, se quejó Bruno Famin, el jefe del equipo Peugeot.

El desierto, primera criba

El catarí Nasser Al-Attiyah (Toyota Gazoo), en su 4×4 Hilux, podría beneficiarse de este aumento de potencia, así como el español Nani Roma a bordo de su Mini.

“El auto es muy bueno y más rápido. Las reglas son justas pero no es una ventaja ya que son las mismas para todos”, explicó Al-Attiyah, quien tuvo que abandonar en la tercera jornada el curso pasado.

“2017 nos permitió preparar mejor este Dakar. Hay más motivación. Estoy lleno de confianza”, añadió.

El catarí de 47 años parte también con una ventaja: su conocimiento del desierto, que da la bienvenida a los participantes desde la primera semana y podría ser complicado para Loeb, consciente de su debilidad sobre la arena.

“El objetivo será primero superar Perú. Después, ya veremos”, comentó Loeb, quien se encontrará con un terreno más favorable en Argentina.

Por sus características, el español Carlos Sainz, describió este Dakar como “el más africano de los que se han disputado en Sudamérica”, en un encuentro con la prensa en diciembre.

Del lado de las motos, las dunas iniciales permitirán hacer una primera escisión entre los numerosos favoritos. El máximo candidato, el inglés Sam Sunderland, vigente ganador, deberá vigilar a sus compañeros de KTM, el austriaco Matthias Walkner, el australiano Toby Price y el francés Antoine Méo. No en vano, KTM suma 16 victorias consecutivas en el Dakar, que en esta edición partirá desde Lima, llegará a Bolivia y verá su final en Córdoba, Argentina.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here