Inicio Internacional Venezuela: ¿Reacomodos en la casa roja?

Venezuela: ¿Reacomodos en la casa roja?

19
0
Compartir

El chavismo entra a este nuevo año con un abanico de posibilidades y con un nuevo escenario en el que Maduro ya no es imprescindible. A pesar de que sigue conservando poder e intenta garantizar su posición trabajando con distintos grupos, no tiene garantizado su control sobre la Presidencia. La mayor prueba de esto es la designación de Tareck el Aissami como vicepresidente.

“El Aissami se encuentra en competencia por ser sucesor de Maduro. A pesar de que es un tema tabú, todos saben que post-2017 comenzará el proceso más intenso que haya vivido el chavismo. Se encuentran en una encrucijada: seguir con Maduro o darle un giro a la revolución. En esa línea hay claros contendientes: Cabello, Padrino, El Aissami e incluso Jorge Rodríguez”, afirma Oswaldo Ramírez, director de la consultora política ORC.

“El Aissami sería el sucesor con mayor opción ante hipotéticos escenarios que acorten el período del presidente actual, pero también con miras a las elecciones presidenciales de 2018. Es la decisión de la ultraizquierda chavista, justo la que maneja los hilos del poder hoy día”, añade Jesús Seguías, presidente de la encuestadora DatinCorp.

Un nuevo grupo

Además de la prevalencia de las facciones de poder, en la segunda mitad de 2016 resaltó el surgimiento de un nuevo grupo dentro del chavismo: el de los militares dejados por Chávez en puestos de mando y que hasta ahora habían guardado lealtad al sucesor del presidente fallecido.

El cambio se inició en julio, cuando el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, fue designado también jefe de la Gran Misión Abastecimiento Soberano, cargo al que se le dio una gran importancia y el mismo jefe del Estado llegó a decir que todos los ministros también tendrían que rendirle cuentas.

Sumado a esto, a partir de ese momento la Fuerza Armada empezó a ejercer incluso mayor control sobre la economía. A principios de septiembre, por ejemplo, 18 generales y almirantes fueron designados para supervisar la producción, distribución y comercialización de la misma cantidad de rubros básicos para la economía nacional, a la vez que otros oficiales fueron encargos de supervisar los mercados municipales del país.

Padrino López es parte de un grupo de militares superiores a los oficiales de la promoción de Cabello y que quedaron en cargos clave justo antes de que Chávez se fuera por última vez a Cuba, en diciembre de 2012. Para ese momento ocupaba el puesto de segundo comandante del Ejército y jefe del Estado Mayor, mientras que Carmen Meléndez, quien se graduó́ en la Marina el mismo año en que Padrino lo hizo  en el Ejército, quedó como ministra del Despacho de la Presidencia.

El general Rodolfo Marco Torres, ahora ministro de Alimentación y anteriormente vicepresidente del Área Económica, es parte también de este grupo debido a que trabajó con Meléndez en la Tesorería Nacional desde incluso antes de que Chávez lo nombrara ministro por primera vez. Estos oficiales han dominado los cargos de mayor relevancia de la Fuerza Armada y el Ministerio de la Defensa desde que Maduro llegó al poder y han desempeñado otros puestos clave en el gobierno, como los de ministro de Finanzas y del Interior.

La designación de Padrino para el nuevo cargo y su relevancia posterior parecen demostrar que este grupo busca ahora posiciones de mayor protagonismo y sus miembros ya no están satisfechos con mantenerse a la sombra de Maduro.

Escenario actual

Los últimos movimientos en el gabinete continúan en la línea de fortalecer el poder colegiado del chavismo. “Maduro cedió poder en relación con la conformación del Ejecutivo. Esa jugada de permitir la consolidación del poder político de El Aissami indica que este actor tiene más que aportar que las otras facciones que le compiten. La estabilidad que daba la Casa Militar aparentemente ya no es suficiente, por lo que necesitaba una pata más en su mesa para sobrevivir 2017”, advierte el director de ORC Consultores.

Entre el segundo semestre del año pasado y el inicio de 2017 fueron relevados varios de los ministros más desconocidos y sin poder propio como Luis Salas, Rodolfo Medina y Luis José Marcano, ex ministro de Comunicaciones. A la par, entraron al gabinete figuras de mayor trayectoria dentro del chavismo como Elías Jaua, Érika Farías, Ernesto Villegas y Adán Chávez.

Es notable el mayor peso que acumulan los cuadros provenientes de la Fuerza Armada a medida que pasan los años de Maduro en el poder. En su primer año apenas representaron 21,9% del gabinete y para 2017 ya son 32,3%, con el agregado de que ocupan ministerios importantes como Defensa, Interior y Justicia, Despacho de la Presidencia y Obras Públicas.

Ese porcentaje representa el de mayor presencia de militares retirados o activos dentro del gabinete ejecutivo en toda la historia del chavismo, considerando los 15 años de gobierno de Chávez. Cuando el presidente fallecido estaba en Miraflores el período con mayor representación militar fue 2004, etapa difícil en la que la oposición amenazaba con hacer un referéndum revocatorio y la popularidad del jefe del Estado estaba cerca de sus mínimos históricos.

Los cambios del 4 de enero pasado pueden ser vistos como el cierre del ciclo en el que Maduro intentó consolidarse como líder único. Con el nuevo gabinete cedió algunos espacios de poder para fortalecer las posiciones de El Aissami y las del nuevo grupo militar de Padrino y Meléndez. Los familiares directos de Chávez mantuvieron parte de su cuota, aunque con el nuevo rostro de Adán Chávez en la cartera de Cultura, y perdiendo la vicepresidencia del Área Social. Cabello continuó igual tras ser perjudicado durante 2016.

“Para profundizar en su proyecto político y económico catastrófico para el país, Maduro cuenta con el apoyo del grupo más radical y ultraizquierdista del chavismo: El Aissami, Jaua, Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y Cilia Flores”, comenta Seguías a la luz de los últimos movimientos.

A esto se añade la designación de Ricardo Sanguino como presidente del Banco Central de Venezuela, vista por ORC Consultores como el último movimiento para asegurar la supeditación de esta institución al Poder Ejecutivo.

De esta forma enfrenta el chavismo la llegada de 2017, año en el que Seguías advierte que “no basta que 80% rechace la gestión del Presidente para que salga del poder”.

Pero su transitar tampoco luce fácil. “En el primer semestre del año hay factores externos, como la llegada de Donald Trump, el descenso de los precios del petróleo y temas geopolíticos entre Rusia, China y Estados Unidos que nos sugieren que el madurismo tendrá que hacer malabares para sobrevivir el segundo semestre. Aunque ahora cuenta con el comodín de realizar elecciones y sacrificar a gobernadores y alcaldes”, afirma Oswaldo Ramírez.

La casa roja seguirá abierta a reacomodos en 2017 y Nicolás Maduro, que hasta ahora era la única ficha inamovible, parece que ya no lo es luego de que se superaron los primeros cuatro años de mandato y el poder quedaría en manos del vicepresidente si se ausenta el jefe del Estado.

 

*Con información de El Nacional

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here