Inicio AFP-Deportes Venezuela pone sonrisas a un Mundial con varias lágrimas de Latinoamérica

Venezuela pone sonrisas a un Mundial con varias lágrimas de Latinoamérica

29
0
Compartir

El Mundial de atletismo de Londres pasó el ecuador de la competición con una gran primera mitad para Latinoamérica, sobre todo gracias a la enorme actuación de Venezuela, con las dos primeras medallas de su historia, pero el resto de países de la zona no ha podido seguir su estela.

El espectacular oro de Yulimar Rojas en triple salto y el sorprendente bronce de Robeilys Peinado en el salto con garrocha desataron la euforia. La juventud de ambas (21 y 19 años) hacen prever además un gran futuro para el atletismo venezolano.

Las otras dos medallas para Latinoamérica en la primera mitad del Mundial tuvieron un sabor agridulce.

La colombiana Caterine Ibargüen se esforzaba tras la final del triple salto en mantener su sempiterna sonrisa, aunque en el aire flotaba una sensación de cambio de ciclo.

Ibargüen fue intocable desde su plata olímpica de 2012, encadenando oros en los Mundiales de Moscú-2013 y Pekín-2015, además del título olímpico de Rio-2016. Pero esta vez, a sus 33 años, se vio superada en la final de Londres por la joven nueva estrella de la competición, de apenas 21 años.

“Yulimar está superjoven, puede llevar la batuta y llegar muy lejos. Puede seguir reinando por muchos años”, admitió Ibargüen.

Cuba, demasiado discreta

La otra medallista latinoamericana se quedó más triste que contenta con su bronce: Yarisley Silva, que fue campeona en el Mundial de Pekín-2015, tuvo un tercer puesto que le supo a poco.

“Quizás no llegamos con la misma calidad de hace quince o veinte años”, había admitido antes del evento el plusmarquista mundial de salto de altura, el cubano Javier Sotomayor, en una entrevista con la AFP.

Cuba podría sumar alguna medalla más, sobre todo en el lanzamiento de disco con Denia Caballero y Yaimé Pérez, pero quedan lejos los años dorados.

Llegó a este Mundial además con la importante baja de Pedro Pablo Pichardo, dos veces subcampeón mundial de triple salto, que abandonó una concentración en Alemania este año y se unió a un club extranjero, con lo que no está con la isla caribeña en Londres. En el triple salto, eso sí, Cuba consiguió meter a sus tres hombres en la final del jueves.

En el resto de países, la decepción domina.

México, una de las potencias históricas gracias a los éxitos de la marcha y de figuras como Ana Guevara, ha sido hasta ahora invisible, a la espera sobre todo de las carreras de marcha del domingo.

Brasil es otro de los países que ha dado más medallas a la historia del atletismo latinoamericano.

Hasta ahora se ha conformado en Londres con colocar varios representantes en finales (Rosangela Santos en 100 metros, Thiago André en 800 metros, Geisa Arcanjo en lanzamiento de bala, Eliane Martins en salto largo).

Las ausencias de sus garrochistas hacen daño: Fabiana Murer, su única campeona mundial (2011) y subcampeona en 2015, se retiró el año pasado y Thiago Braz, vigente campeón olímpico, es baja en Londres-2017 por una lesión.

Uruguay, la excepción

En Argentina, el garrochista Germán Chiaraviglio, se quedó en la ronda de calificación, después de finales en el Mundial de Pekín-2015 y los Juegos de Rio-2016. Este miércoles el país pudo al menos sonreír por el pase de Belén Casetta a la final de 3.000 metros obstáculos, con récord sudamericano incluido (9:35.78).

Chile tampoco pudo colocar en la final a otra de sus presencias habituales, la lanzadora de bala Natalia Ducó, que había llegado a todas las finales mundiales o olímpicas desde los Juegos de 2012.

Algunos medallistas del pasado se quedaron incluso en la primera ronda.

Es el caso del panameño Alonso Edward (plata mundial de 200 m en 2009), el puertorriqueño Javier Culson (plata mundial de 400 m vallas en 2009 y 2011, bronce olímpico en 2012) y el dominicano Luguelín Santos (plata olímpica de 400 m en 2012 y bronce mundial en 2013). Todos ellos venían de años complicados.

Uruguay escapa en cierta forma al clima pesimista general: Emiliano Lasa estuvo en la final del salto largo y con su noveno puesto logró la mejor posición de la historia del país en un Mundial.

En la Confederación Sudamericana de Atletismo (Consudatle), más allá de lo que ocurra en Londres, creen que hay datos que invitan al optimismo para el futuro.

“En los campeonatos sudamericanos de adultos realizados hace poco en Asunción, Paraguay, los trece países del área obtuvieron medallas de oro o de plata. Eso era impensable hace pocos años”, destacó a la AFP el presidente de la Consudatle, el brasileño Roberto Gesta de Melo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here