Inicio AFP-LatinoamericaYA Turistas perdieron “despacito” el miedo al barrio La Perla en Puerto Rico

Turistas perdieron “despacito” el miedo al barrio La Perla en Puerto Rico

14
0
Compartir

Algo está pasando en La Perla, un barrio popular que cubre una ladera del Viejo San Juan, en Puerto Rico, donde se filmó el video de “Despacito”. “¡Los gringos están bajando!”, comenta la gente.

Antes tenían miedo de entrar, pero desde el megahit de los puertorriqueños Luis Fonsi y Daddy Yankee, turistas de todo el mundo andan por los caminitos que serpentean entre las casas de colores de La Perla, preguntando a los residentes: “¿Despacitou?”.

Y los boricuas les señalan las locaciones donde se grabó el video: las rocas frente al mar donde Fonsi canta el estribillo; el malecón que recorre la ex Miss Universo Zuleyka Rivera; la placita en la que los señores juegan dominó, con sus mesas y sillas intactas.

Mientras el video está a punto de convertirse en el más visto en YouTube (desde enero suma 2.800 millones de visitas y se acerca a “See You Again”, con 2.900 millones), el barrio que se afanaba por combatir su mala reputación ahora es un foco turístico.

“Vine totalmente por el video, lo he visto muchas veces y sabía dónde tenía que ir, tomé fotos, traté de bailar”, cuenta Jennifer Adams, una maestra de Carolina del Norte de 28 años. Respecto al paso sensual de Zuleyka… se ríe. “Lo intenté”, admite.

Mientras, una sueca se toma fotografías frente a “las piedras de Luis” y un marroquí deambula por la “costa Despacito”, como ahora se llama ese sector del malecón en los folletos turísticos.

En una entrevista reciente, Fonsi se maravillaba del efecto de la canción en el público no hispanoparlante. “El estribillo tiene mucha letra y, con todo y eso, la gente lo quiere cantar. (…) No importa el idioma; lo que importa es el sabor, el ritmo, la música”.

No hay cuco

El director del video, Carlos Pérez, cuenta que Luis Fonsi y Daddy Yankee “tenían una visión muy clara de lo que querían”.

“Las palabras claves eran cultura, sensualidad, color y baile. Nosotros lo que hicimos en esencia fue ir a filmar en un barrio que presentaba unas cualidades que respaldaban lo que queríamos hacer”.

“Pero la evolución de La Perla nace y pasa en La Perla”, asegura.

En efecto, los esfuerzos de los vecinos por mejorar su barrio son independientes de “Despacito”. El éxito de la canción es una coincidencia que “cayó del cielo”, dice Yashira Gómez, presidenta de la Junta Comunitaria.

El Viejo San Juan, con calles adoquinadas y edificios coloniales, se emplaza sobre la colina de una península amurallada. Del otro lado de la muralla, donde rompe el mar, se levantan desordenadamente las casitas que componen La Perla.

La autenticidad del barrio ha sido defendida con uñas y dientes por sus habitantes; y artistas como Calle 13, Ismael Rivera y Rubén Blades también le han dedicado canciones.

De 1.600 habitantes, es una de las áreas más pobres de San Juan. El gobierno ha intentado en vano desalojar la zona y la venta de drogas solía ser su motor económico.

En la app para compartir recomendaciones Yelp, los usuarios comentan los peligros de bajar al barrio. Por ejemplo, hace tres años, Gaby G. alertaba: “No vayan allí, ¡no es seguro!”.

Pero esto cambió gracias a la autogestión de la comunidad, que instaló una panadería comunitaria, cultiva dos huertas y pintó 402 casas de vivos colores este año.

“Siempre dijeron que era un barrio peligroso porque venimos arrastrando una historia que no fue la mejor”, cuenta Yashira. “Pero ya tú puedes entrar y tú ves que no ocurre nada, aquí no hay monstruo, no hay cuco, nadie te va matar, nadie te va a asaltar”.

Mientras ella habla, la vicepresidenta de la Junta, Lourdes López, pasea a un grupo de turistas. Luego explica que el próximo proyecto de la comunidad es una microempresa que llevará a cabo estas visitas guiadas, actualmente muy informales.

“Nosotros tenemos mucha más historia que ofrecer”, dice Lourdes.

Reconocimiento de marca

La ocupación hotelera de mayo aumentó casi 9% respecto al mismo mes del año pasado, pero aún no hay cifras totales que respalden la percepción de que las visitas han aumentado, dice el director ejecutivo de la Compañía de Turismo de Puerto Rico, José Izquierdo.

En 2015, Puerto Rico recibió 1,7 millones de turistas (6% del PBI), según el Comité de Finanzas del Senado estadounidense.

Si hay un aumento, no se podrá discernir si se debió a “Despacito” o a que fue superada la crisis del zika del año pasado.

Lo que sí asegura Izquierdo es que “Despacito” mejoró el reconocimiento de marca de la isla de 3,4 millones de habitantes.

“Todos los elementos están en el lugar para que Puerto Rico esté en el tope de la lista del viajero cuando va a buscar un destino caribeño”, dice a la AFP.

Y ese “top of mind” es bienvenido cuando este Estado Libre Asociado de Estados Unidos sufre una crisis financiera que lo llevó a la quiebra en mayo.

Marwan Badran, director General de Hoteles.com para América Latina, asegura que las búsquedas de habitaciones en la isla aumentaron 45% este año.

“Siempre analizamos los aumentos en las búsquedas cuando un destino obtiene mucha publicidad por alguna razón. Es el caso de Puerto Rico con Despacito”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here