Inicio Noticias USA Trump obligado a entregar al Congreso las “cintas” de sus conversaciones con...

Trump obligado a entregar al Congreso las “cintas” de sus conversaciones con Comey

14
0
Compartir

Todo caballero es esclavo de lo que dice, por lo menos eso reza el dicho popular, y en el caso de Trump debería aplicarse dada su investidura como presidente de una de las mayores potencias del mundo. Pues bien, ahora el mandatario norteamericano deberá entregar al Congreso las cintas que dijo tenía en su poder de las conversaciones que sostuvo con James Comey mientras era director del FBI, o simplemente reconocer que mintió.

Tres días después de que destituyera al jefe del FBI, Trump amenazó a Comey con hacer públicas las grabaciones de sus conversaciones en el despacho Oval. Esas conversaciones son las que han dado pie a la discusión sobre si el presidente cometió obstrucción a la justicia al pedirle al jefe del FBI que dejara correr la investigación del Rusiagate. Ahora el Congreso ha pedido que, si existen tales grabaciones, la Casa Blanca debe entregarlas al Comité de Inteligencia del Senado que investiga el Rusiagate antes del 23 de junio.

Parece todo un contratiempo para el presidente, sobre todo porque después de su tuit Trump se ha negado a responder tantas veces como se le ha preguntado si existen esas cintas. Lo mismo han hecho los portavoces de la Casa Blanca, hasta el punto que, una de ellos, Sarah Huckabee-Saners, después de decir que no tenía ni idea de que existieran las cintas, se comprometió a “buscar debajo de los sofás”. Así que Trump no parece muy interesado en que aparezcan tales cintas y, en cambio, Comey dijo en el Senado: “¡Dios mío, espero que haya cintas!”.

De existir y de conocerse el contenido de las grabaciones aclararía las acusaciones cruzadas de Trump y Comey sobre quién de los dos ha mentido. El exdirector del FBI declaró bajo juramento ante el Senado que se tomó como una orden (ilegal) del presidente que le transmitiera sus deseos de que pusiera fin a la investigación de las conexiones de su equipo de campaña con funcionarios rusos.

El viernes, Trump aseguró que no era verdad que hubiera pronunciado las frases que había denunciado Comey, y se mostró “dispuesto al 100%” a declarar “bajo juramento” ante el fiscal especial que investiga ahora el Rusiagate, Robert Mueller.

Aunque después de la declaración del jefe del FBI destituido, Trump y el personal de la Casa Blanca respiraron aliviados porque no ven factible la acusación al presidente por obstrucción a la justicia por el mero hecho de haber expresado un deseo, el asunto difícilmente desaparecerá de la actualidad política, que es lo que está intentando la Administración Trump, dado que le está generando un enorme desgaste y le impide llevar a cabo su agenda política.

El Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes ya ha pedido también los memorandos escritos por James Comey sobre sus conversaciones con Trump y lo mismo ha hecho el Comité Judicial del Senado. Este comité se ha dirigido directamente a Daniel Richman, profesor de la Universidad de Columbia, el amigo de James Comey a quien el exjefe del FBI confió sus memorandos para que los filtrara a la prensa. Comey admitió haberlo hecho después de su destitución para forzar el nombramiento de un fiscal especial que investigara el Rusiagate. Richman ha reconocido actuar de intermediario entre Comey y la prensa. A este asunto se han agarrado Trump y su abogado particular, Marc Kasowitz, como a un clavo ardiendo para denunciar a Comey como filtrador y desacreditar su testimonio.

La batalla de la credibilidad la está ganando de calle James Comey. No hay que olvidar que hasta hace muy poco eran los demócratas quienes le acusaban de haber propiciado la derrota de Hillary Clinton al reabrir la investigación por el escándalo de los e-mails once días antes de las elecciones. Comey es militante republicano y participó activamente en las campañas de McCain y Romney, pero se enfrentó a Bush hijo cuando después del 11-S el presidente pretendía dar rienda suelta a las escuchas telefónicas sin orden judicial. Comey tiene merecida fama de íntegro pero, todo hay que decirlo, a su favor sólo tiene la ley.No va a tener el apoyo partidista y la influencia institucional que es capaz de desplegar el presidente de Estados Unidos. Pero bueno, torres más altas han caído.

Compartir
Artículo anteriorAsustan estadísticas por ahogamiento en los EEUU, Florida las encabeza
Artículo siguienteAdvertencia de inundación por derrame de aguas residuales en Parque Greynolds
Magaly Guerrero
Jefe de Prensa de la alcaldía del municipio Cárdenas (mayo 2014 - mayo 2015) Productora del programa de televisión “César con la Gente” transmitido semanalmente por las televisoras regionales (junio 2011 - diciembre 2012, Jefe de la Oficina Regional de Información y Comunicación (ORIC) de la Gobernación del estado Táchira (enero 2009 - mayo 2011) Jefe de Prensa de la campaña de César Pérez Vivas a la Gobernación (noviembre 2007 - diciembre 2008) Jefe de Información del equipo fundador de La Prensa Diario de Lara (julio 2006 - octubre 2007) Productora y conductora del programa radial CONTRAFIGURA en la emisora 106.7 FM. Maturín, Edo. Monagas (septiembre 2005- julio 2006 ) Jefe de Información del Diario La Prensa de Monagas. (Enero - julio 2007) Gerente de Publicidad de la Corporación Venezolana de Entretenimientos. (Operadora de Lotería) (enero 2005 - enero 2006) Directora del Diario El Sol de Maturín, estado Monagas (mayo 1998-junio 2002) Jefe de Prensa de la Comisión Permanente del Ambiente y Ordenación del Territorio de la Cámara de Diputados. Congreso de la República. Caracas (enero 1995 - mayo 1998) Jefe de Prensa del Bloque Parlamentario de Los Andes, San Cristóbal, adscrito al Congreso de la República (Marzo - diciembre 1994) Redactora de la Fuente de educación y Cultura en el Diario de Los Andes, Edición Táchira, (como parte del equipo fundador) (julio 1992- junio de 1993)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here