Inicio Noticias USA Tribunal Supremo tiene en sus manos el futuro de los mapas electorales

Tribunal Supremo tiene en sus manos el futuro de los mapas electorales

24
0
Compartir

Los jueces del Tribunal Supremo se enfrentaron el martes sobre si los tribunales deberían frenar la práctica política estadounidense de dibujar mapas electorales para arraigar a un partido en el poder, con el conservador Anthony Kennedy probablemente votando.

Los nueve jueces escucharon una hora de argumentos en el caso de los principales derechos de voto de Wisconsin, que involucraba la práctica conocida como “gerrymandering partidista”. Su fallo, que se espera para el mes de junio, podría tener un impacto en las elecciones estadounidenses durante décadas estableciendo estándares para cuando los distritos electorales estén dispuestos con extremas metas partidistas que privan a los votantes de sus derechos constitucionales.

Kennedy, que a veces se opone a los jueces liberales del tribunal en las grandes sentencias, no puso definitivamente la mano en la forma en que gobernaría, sino que planteó preguntas difíciles a los abogados de Wisconsin que señaló su aversión a los distritos electorales atraídos por darle a una parte una ventaja desequilibrada en las elecciones.

Los magistrados liberales expresaron su simpatía por los votantes demócratas que desafiaron el mapa legislativo elaborado por los republicanos en Wisconsin como una violación de sus derechos constitucionales. Los jueces conservadores expresaron dudas sobre si los tribunales deberían intervenir en disputas tan políticas, y cuestionaron la posición legal de los desafíos para llevar el caso. El tribunal tiene una mayoría conservadora de 5-4.

Gerrymandering, una práctica que comenzó hace dos siglos, consiste en manipular los límites de los distritos legislativos para beneficiar a un partido y disminuir otro.

Los críticos demócratas y republicanos sostienen que el gerrymandering está llegando a ser más extremo porque ahora puede ser guiado por la información exacta del votante y la tecnología cartográfica, distorsionando el proceso democrático dejando a políticos elegir a sus votantes más bien que al revés.

Los distritos legislativos de los 50 estados de los Estados Unidos, redibujados cada década después del censo nacional para reflejar los cambios de población, representan los componentes individuales de la democracia representativa.

Kennedy presionó a Erin Murphy, abogada del Senado estatal de Wisconsin, sobre si sería inconstitucional que una ley estatal contenga disposiciones explícitas que favorezcan a un partido sobre otro. Murphy admitió que lo sería.

Un panel federal de tres jueces dictaminó 2-1 el pasado mes de noviembre que el plan de redistritación de Wisconsin violó el derecho de la Constitución a la libertad de expresión y asociación y la Enmienda 14 de garantizar la igual protección bajo la ley debido a la medida en que marginó a los votantes demócratas. Wisconsin apeló esa decisión a la corte alta.

En un fallo de 2004 en otro caso, Kennedy se separó con sus colegas conservadores para sugerir que si la manipulación partidista llegara demasiado lejos, violando la Constitución, los tribunales podrían tener que intervenir si se pudiera encontrar un “estándar viable” para decidir cuándo hacerlo.

Los abogados del Estado defienden los mapas, diciendo que son legítimos porque los legisladores consideran las implicaciones políticas como sólo uno de varios factores. También argumentan que no es el trabajo de los tribunales escribir las líneas del distrito, argumentando que los demandantes no tienen el derecho legal de estar en los tribunales y que los jueces deben rechazar la decisión de la cuestión y en su lugar dejar a las ramas políticas para decidir.

Estaba claro que los jueces liberales – Elena Kagan, Ruth Bader Ginsburg, Stephen Breyer y Sonia Sotomayor – pensaban que ese desafío debía seguir adelante y que era posible un estándar viable.

En un momento, Ginsburg preguntó, “¿qué es lo que está detrás de todo esto?”  preocupada por el “precioso derecho a votar”. Ella continuó, “si se puede apilar una legislatura de esta manera, ¿qué incentivo existe para un votante para ejercer su voto?” Sotomayor preguntó cómo el gerrymander político “ayuda a nuestro sistema de gobierno” Kagan era profundamente crítica de los mapas de Wisconsin, diciendo que van “sobre casi cada línea que usted puede nombrar”.

El juez John Roberts encabezó la acusación de los conservadores, entre ellos el juez Samuel Alito y Neil Gorsuch, argumentando que los tribunales no deberían intervenir en un asunto que debería ser tratado por las ramas políticas.

Roberts estaba preocupado por la reputación de la corte y que si se involucrara en asuntos que consideraran a la jerarquía partidista haría que la corte pareciera política. “Eso va a causar un daño muy grave a la situación y la integridad de las decisiones de este tribunal a los ojos del país”.

Dijo que el “principal problema” para él era que si la corte interviniera, otras reclamaciones de todo el país, “cada uno”, llegaría a la corte. Y cuestionó la ciencia social en la que se basaban los desafiantes, llamándola “gobbledygook”. Se plantó en el umbral de la cuestión, diciendo que pensaba que era “arrestar” que los desafíos podrían traer un desafío estatal en lugar de distrito por distrito.

Gorsuch empujó sobre qué estándar la corte podría utilizar para decidir los casos – “cuál es la fórmula?” preguntó. Alito también intervino sobre si el tribunal debía hacerse cargo de las ramas políticas. “¿Es esta la hora?,” dijo, para que nosotros “saltemos?” El juez Clarence Thomas no hizo preguntas, pero se espera que esté de parte de los conservadores.

Cuando se les pidió que asumieran el caso en junio pasado, Wisconsin les pidió que suspendieran la opinión de la corte inferior que iba en contra del estado. El tribunal estuvo de acuerdo, pero los jueces liberales hicieron todo lo posible para notar que habrían negado la solicitud de una suspensión. Durante el verano, Ginsburg dijo a una audiencia en un evento de la escuela Duke Law que el caso de Gill v. Whitford fue quizás “la concesión más importante hasta ahora”.

“Permitir que las demandas como los demandantes “procedan, es arrebatar el control sobre el proceso de distribución fuera de los legisladores estatales a los que las constituciones estatales asignan la tarea, y entregarlo a los jueces federales, los demandantes oportunistas y los científicos sociales que buscan convertir teorías académicas en limitaciones a la proceso democrático”, dijo.

Un tribunal de primera instancia falló a favor de los demandantes después de llevar a cabo un juicio en 2016. El tribunal se basó en una norma jurídica de tres partes basada en la intención discriminatoria, el efecto discriminatorio y la justificación de la ley. El tribunal llegó a la conclusión de que la evidencia establecía que uno de los propósitos del plan de redistribución de distritos -la Ley 43- era “asegurar el control republicano de la Asamblea bajo cualquier futuro escenario electoral para el resto del decenio, es decir, Partido Republicano en el poder”.

El ex presidente Barack Obama y el ex procurador general Eric Holder han tomado la causa. En un discurso pronunciado el pasado mes de julio en Raleigh, Carolina del Norte, Holder prometió “asegurar que después del próximo censo en 2020 las líneas se tracen de una manera justa – no partidista – para asegurar que los deseos de las personas se reflejen en los candidatos que son

Y en un escrito firmado por el senador Republicano de Arizona, John McCain, el abogado Mark W. Moser pidió a la corte que adoptara un estándar que bloquearía la manipulación partidaria extrema y evitaría que grupos de interés especiales infectaran el proceso de dibujo del mapa.

“Los grupos de interés especial, alimentados por financiadores ocultos con bolsillos profundos y piel en el juego político, ahora se centran en influir en la redistribución de distritos”, escribió Moser. “La recompensa de estos grupos es obvia: al conformar el proceso decenal de redistribución de distritos, grupos de intereses especiales pueden afectar el resultado de cada carrera del Congreso en un estado para la próxima década”.

Compartir
Artículo anteriorMauricio Macri recibirá a Barack Obama el sábado
Artículo siguienteCeline Dion donó concierto en Las Vegas a las víctimas del tiroteo
Magaly Guerrero
Jefe de Prensa de la alcaldía del municipio Cárdenas (mayo 2014 - mayo 2015) Productora del programa de televisión “César con la Gente” transmitido semanalmente por las televisoras regionales (junio 2011 - diciembre 2012, Jefe de la Oficina Regional de Información y Comunicación (ORIC) de la Gobernación del estado Táchira (enero 2009 - mayo 2011) Jefe de Prensa de la campaña de César Pérez Vivas a la Gobernación (noviembre 2007 - diciembre 2008) Jefe de Información del equipo fundador de La Prensa Diario de Lara (julio 2006 - octubre 2007) Productora y conductora del programa radial CONTRAFIGURA en la emisora 106.7 FM. Maturín, Edo. Monagas (septiembre 2005- julio 2006 ) Jefe de Información del Diario La Prensa de Monagas. (Enero - julio 2007) Gerente de Publicidad de la Corporación Venezolana de Entretenimientos. (Operadora de Lotería) (enero 2005 - enero 2006) Directora del Diario El Sol de Maturín, estado Monagas (mayo 1998-junio 2002) Jefe de Prensa de la Comisión Permanente del Ambiente y Ordenación del Territorio de la Cámara de Diputados. Congreso de la República. Caracas (enero 1995 - mayo 1998) Jefe de Prensa del Bloque Parlamentario de Los Andes, San Cristóbal, adscrito al Congreso de la República (Marzo - diciembre 1994) Redactora de la Fuente de educación y Cultura en el Diario de Los Andes, Edición Táchira, (como parte del equipo fundador) (julio 1992- junio de 1993)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here