Inicio Internacional Puerto Rico votará sobre su estatus político por quinta vez

Puerto Rico votará sobre su estatus político por quinta vez

37
0
Compartir

Por quinta ocasión, los puertorriqueños regresan a las urnas para votar en un plebiscito sobre el estatus de la isla y su relación política con los Estado Unidos.

El Gobierno local, liderado por Ricardo Rosselló, gobernador y presidente del Partido Nuevo Progresista (PNP), busca lograr la anexión de Puerto Rico como estado de la nación norteamericana.

El resultado de la consulta de este domingo, al igual que las celebradas en el 1967, 1993, 1998 y 2012 busca determinar de una vez y por todas la postura de los puertorriqueños sobre el estatus de la Isla del Encanto.

Esta quinta vuelta es posible tras la aprobación de La Ley para la Descolonización Inmediata de Puerto Rico de 2017, medida que y pretende ponerle fin al estatus territorial bajo el Estado Libre Asociado (ELA), uno que lleva vigente desde el 1952.

La consulta incluye tres encasillados con las opciones de “estadidad”, la “libre asociación/independencia” y el “actual estatus territorial”.

El plebiscito o referéndum que se celebrará el domingo solo cuenta con el apoyo del Gobierno y el PNP ya que la oposición ha pedido el boicot.

Tanto el Partido Popular Democrático (PPD) como el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) han hecho un llamado a la población para que no voten en estos comicios.

El congresista Darren Soto instó a todos los puertorriqueños a participar de los comicios y dijo que “respaldaré firmemente su resultado”.

“El estatus político sin resolver de Puerto Rico está íntimamente conectado con los retos que tiene la isla en torno a su situación fiscal y demográfica. La decisión sobre el estatus político de Puerto Rico tiene que venir de su gente. No es mi posición decirle a los ciudadanos cómo votar. Sin embargo, como miembro del Congreso de Estados Unidos y representante en Florida de la población más grande de puertorriqueños en el estado y siendo de herencia puertorriqueña, este es un asunto de gran importancia para mí. Estaré pendiente al resultado del plebiscito del 11 de junio”, sostuvo via un comunicado de prensa el congresista.

observadores internacionales

El secretario de Estado de Puerto Rico, Luis Rivera Marín, anunció que una delegación de oficiales del Gobierno de Estados Unidos y de varios estados, así como de organismos y gobiernos internacionales, viajará a la isla para observar el plebiscito sobre el estatus.

“Vamos a recibir a esta delegación de observadores que vienen a validar el proceso y los resultados del plebiscito. Vienen a garantizar la transparencia y pureza, y que el derecho más preciado de la democracia, el voto, se ejerza libremente. Este esfuerzo nos va a dar la oportunidad de que el pueblo de Puerto Rico tenga la seguridad de un evento con mucha validez”, expresó Rivera Marín en un comunicado.

La delegación, compuesta por el congresista Soto (D-Florida) y el senador Don Young (R-Alaska) entre otras figuras, “velará porque el proceso sea transparente, libre de cualquier tipo de fraude, así como que los electores puedan ejercer su derecho democrático a expresarse en las urnas”.

¿Qué pasaría con los resultados?

De resultar airosa la opción para la anexión, la ley de la consulta dispone que se daría paso a un proceso de transición para la admisión de Puerto Rico como un estado más de EEUU.

De salir ganadora la segunda opción que incluye las dos opciones de “libre asociación/independencia”, quedaría convocado, de manera automática, otro referéndum a celebrarse el 8 de octubre de 2017 en el que los electores podrán votar únicamente entre las alternativas de soberanía separada de los Estados Unidos con un tratado voluntario de libre asociación o la independencia.

Puerto Rico, un territorio no incorporado de los EEUU, tiene una deuda pública que asciende a los 70 mil millones de dólares, está bajo el mando o supervisión de una Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el Congreso estadounidense y se ha visto obligado a tomar medidas de austeridad en busca de atajar la crisis, según explicaron varios funcionarios del PNP.

De Puerto Rico convertirse en estado, tendría la potestad de votar en las elecciones presidenciales y pasaría de tener un Comisionado Residente con voz y sin voto a tener representación en el Congreso. De acuerdo a la Constitución de los Estados Unidos y la distribución de las sillas representativas a base de estadísticas poblacionales, cinco estados (Florida, Washington, Texas, California, and Minnesota) perderían un y Puerto Rico ganaría cinco sillas representativas en el Congreso.

Según el PNP, los últimos dos estados que pasaron a ser parte de los Estados Unidos, Alaska y Hawái, tuvieron un efecto económico positivo luego de su adhesión.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here