Inicio Blog Obama defiende polémicas decisiones tomadas antes de dejar la Casa Blanca

Obama defiende polémicas decisiones tomadas antes de dejar la Casa Blanca

57
0
Compartir

Por: Rui Ferreira

Arropado por un cómodo 60% de popularidad al terminar su mandato, el más alto de la era moderna, el presidente Barack Obama concedió su última rueda de prensa en un tono sobrio donde apenas dejó sobresalir un ápice de emoción y al despedirse no tuvo una palabra en particular hacia el cuerpo de periodistas que lo acompañaron en ocho años. “Adiós, cuerpo de prensa. Gracias”, dijo.

Tres temas claves ocuparon los 45 minutos de la rueda de prensa. La controversia del perdón presidencial hacia la soldado Chelsea Manning, la explicación de la abolición de la ley de “pies secos-pies mojados” hacia los inmigrantes cubanos y su confianza de que, pese a la administración de Donald Trump, el país seguirá adelante. “Dentro de mi ser creo que Estados Unidos estará OK”, dijo.

Obama sorprendió al país el martes al conmutar la pena de cárcel de Manning y de inmediato fue criticado por varios sectores. En la rueda de prensa defendió su decisión, al dejar sentado que la soldado, condenada el año 2013 a 35 años de cárcel, por entregar documentación confidencial a WikiLeaks, “ya sirvió una sentencia bien dura” y que estudió su caso como cualquier otro de los perdones concedidos. Manning fue arrestada el 2010 y Obama con la conmutación redujo su pena a siete años de cárcel por lo cual será liberada en mayo.

“Sentí que a la luz de todas las circunstancias, conmutar su sentencia era completamente apropiado. Espero que el tiempo que ha estado en la cárcel pueda disuadir a otros de hacer lo mismo. La sentencia fue desproporcionada en relación a otros que han hecho lo mismo. Pero lo que hice fue conmutar la sentencia, no perdonarla”, aclaró.

En términos de explicaciones, el presidente saliente se refirió a la derogación de la ley de “pies secos-pies mojados”, colocando la decisión en el ámbito del deshielo con el Gobierno cubano y la necesidad de equiparar los cubanos a otras nacionalidades. La ley permitía a los cubanos que lograran pisar suelo estadounidense quedarse a vivir en el país mientras que los atrapados en alta mar era devueltos a la isla.

“Hicimos un cambio monumental en nuestra política hacia Cuba”, dijo Obama al referirse a la elevación de las relaciones diplomáticas a nivel de embajadores. “Tras 50 años, la política existente no estaba funcionando y por eso reabrimos las relaciones, conversamos con el Gobierno cubano diciendo claramente que tenemos diferencias de opiniones bien profundas sobre la represión a los disidentes, la libertad de prensa y religión”, afirmó el mandatario.

Pero, lo cierto es que esa política “refleja una vieja forma de pensar y no tiene sentido hoy día, en nuestros años, en especial cuando nos estamos abriendo a los viajes entre los dos países” y estaba tratando a los cubanos de una forma diferente a los demás inmigrantes”.

Cuando los dos países iniciaron el deshielo el 17 de diciembre del 2014, Obama dijo entonces en otra rueda de prensa que “no estoy interesado en mantener un conflicto que comenzó antes que hubiera nacido”.

Al referirse a los Obama 750.000 jóvenes indocumentados a los que protegió de la deportación, Obama advirtió que levantará la voz si Donald Trump decide actuar contra ellos una vez llegue a la Casa Blanca.

“La noción de que los vayamos a castigar por una cuestión política o arbitraria, sin que hayan hecho nada, es algo que merecerá que yo me pronuncie”, sentenció.

Estos jóvenes “soñadores” (dreamers), llegaron a Estados Unidos siendo niños, acompañando a sus padres. En su mayoría son hispanos que tienen pocos vínculos ya con sus países de origen. “A todos los efectos prácticos son chicos estadounidenses”, reconoció el mandatario saliente.

Dijo igualmente que no prevé pronunciarse sobre asuntos políticos una vez salga de la Casa Blanca, sin embargo dejó en claro que el tema de los “dreamers” podría ser la excepción a esa regla.

Durante su última rueda de prensa, Obama hizo un alegato a favor de la libertad de prensa y recordó que en un entorno democrático el trabajo de los periodistas es fundamental.

“He disfrutado trabajando con ustedes. Eso no significa que haya disfrutado cada historia que se ha publicado, pero ese es el punto de nuestra relación”, reconoció Obama ante los periodistas en la sala de prensa de la Casa Blanca.

“Se supone que no tienen que ser fans, se supone que tienen que ser escépticos y hacer preguntas duras. No se supone que tienen que ser halagadores, pero se supone que tienen que vigilar con ojo crítico a las personas que tienen un enorme poder y que tienen que rendir cuentas a las personas que nos mandaron aquí y ustedes han hecho eso”, añadió.

“Muchas gracias, periodistas acreditados, buena suerte”, dijo Obama al concluir su rueda de prensa.

Compartir
Artículo anteriorMuere en Miami el actor cubano Manolo Coego
Artículo siguienteYa son 248 los clubes británicos involucrados en el caso de pederastia
Rui Ferreira
Rui Ferreira (Lisboa, 1959) - Ha sido corresponsal en Latinoamérica durante más de 30 años para diversos diarios europeos como O Independiente (Portugal), ABC (España), La Repubblica (Italia). Actualmente trabaja para el diario español El Mundo con base en Miami. Ha colaborado con emisoras de radio y televisión, como Caracol Radio y SIC (Portugal). Ha cubierto los principales hechos noticiosos latinoamericanos de las últimas dos décadas como la crisis haitiana, la transición política en México, el ascenso de la revolución bolivariana en Venezuela, el golpe de estado en Honduras, el enfrentamiento contra el narcotráfico y la guerrilla en Colombia y, las últimas administraciones estadounidenses desde Bill Clinton a Barack Obama. Ha sido corresponsal en Cuba, Venezuela, Colombia y Brasil. Ha sido premiado cinco veces por la Asociación de Editores de Publicaciones Hispanos de Estados Unidos. Hai partido conferencias en universidades en Portugal e Italia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here