Inicio Internacional Nuevo hogar de “El Chapo”, una celda de 6 por 3.6 metros

Nuevo hogar de “El Chapo”, una celda de 6 por 3.6 metros

46
0
Compartir
El poderoso narcotraficante mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán (C) es escoltado por dos policías mexicanos en Ciudad Juárez el 19 de enero de 2017

En el décimo piso del Centro Correccional Metropolitano de Lower Manhattan, está la División de Confinamiento Especial, una zona restringida donde los presos salen de sus celdas de 6 por 3.6 metros por apenas una hora al día. Allí está internado el narcotraficante más temido del mundo, el mexicano Joaquín “El Chapo” Guzmán.

Famosa por haber tenido tras sus rejas a presos de alto peligro como John Gotti o a estafadores como el exjefe del Nasdaq, Bernie Madoff, es un edificio gris protegido por barricadas de acero que pueden detener a un vehículo de 7.5 toneladas que choque contra ellas a gran velocidad. Las cámaras que resguardan a sus prisioneros son tan precisas, que pueden detectar las letras de un periódico a metros de distancia.

Entre la decena de reos que han estado en la División de Confinamiento Especial, conocida por sus siglas en inglés SHU, figura también Ramzi Yousef, autor intelectual del atentado con bomba contra el World Trade Center en 1992. Las condiciones de confinamiento de la SHU son tan duras, que la organización de derechos humanos Amnistía Internacional las criticó en 2011.

Dijo Catherine Linaweaver, que fue alcaidesa del penal durante 15 meses antes de retirarse en 2014. “No hay ninguna otra división en la Oficina de Penales como la división de alta seguridad en Nueva York”. La SHU es superada únicamente por la prisión de supermáxima seguridad en Florence, Colorado.

Tras su extradición esta semana, un puñado de guardias seleccionado minuciosamente custodiará al hombre que logró escapar en 2001 de la cárcel de Puente Grande, en Jalisco, y en 2015 de El Altiplano, en el Estado de México. “Es difícil imaginar otra persona con mayor riesgo de fuga”, escribió la Fiscalía sobre ‘El Chapo’.

Solo unos cuantos condenados han tenido la osadía de intentar escapar del Centro Correccional Metropolitano. Tres lo lograron en 1978 luego de cortar los barrotes de unas ventanas. Otro lo trató de hacer en 1982, pero no pudo abordar el helicóptero turístico que dos secuaces habían robado para ir a recogerlo.

El jefe del Cártel de Sinaloa estará allí al menos hasta el 3 de febrero, cuando afrontará su segunda audiencia en un tribunal federal de Brooklyn. La primera fue este jueves, cuando Guzmán Loera se declaró no culpable de 17 cargos criminales, que van desde tráfico de drogas y lavado de dinero, hasta secuestro y asesinato.

Por estar ubicada en el mismo barrio, se esperaba que Guzmán Loera fuese encarcelado en el Metropolitan Detention Center, que también ha albergado a otros prisioneros de alto calibre como el hijo de John Gotti.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here