Inicio economia Maduro emite $8,000 millones en deuda a precios de liquidación

Maduro emite $8,000 millones en deuda a precios de liquidación

21
0
Compartir

El régimen de Nicolás Maduro está endeudando a Venezuela como si no tuviese un mañana, comprometiendo a la nación a pagar $5 por cada dólar que obtiene en financiamiento fresco, según refleja un trabajo publicado por el diario Miami Herald.

El gobernante, quien enfrenta más de 70 días de constantes manifestaciones generadas en medio de la peor crisis económica en la historia moderna de Venezuela, lanzó este mes dos controversiales operaciones que podrían generarle menos de $2,000 millones en liquidez a cambio de endeudar al país en cerca de $8,000 millones.

La primera operación se trata de la criticada colocación de $2,800 millones en bonos de PDVSA con el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs. La segunda, y aún más controversial operación, incluye una emisión de $5,000 millones en bonos pagaderos al portador, que están siendo puestos en venta a un precio de $1,000 millones.

“Esos son precios de liquidación”, explicó Russ Dallen, socio de la firma de corretaje Caracas Capital Markets. “Es del tipo de operaciones que una persona realiza cuando sabe que al final no va a pagar las deudas, como cuando estás por declarar la bancarrota pero poco antes sales a comprar de todo, cargando hasta el máximo las tarjetas de crédito”.

Los bonos al portador, que en esencia permitirían a una persona transportar $5,000 millones anónimamente dentro de un maletín, son un instrumento actualmente muy pocas veces visto en los mercados financieros, tras haber sido descontinuados en Estados Unidos y otros países por convertirse en el instrumento perfecto para el lavado de dinero y la evasión fiscal.

La referencia mejor conocida sobre estos instrumentos quizás sea los bonos al portador Nakatomi, mencionados en la película Duro de Matar con Bruce Willis, donde el villano, Hans Gruber, esperaba escapar cómodamente con $640 millones dentro de una valija.

“No se pueden portar $5,000 millones dentro de un maletín en billetes de $100”, comentó Dallen. “Estos son instrumentos perfectos para terroristas ficcionales y, aparentemente también, para el régimen venezolano”.

Es muy escasa la información disponible en el mercado sobre la emisión privada de los bonos al portador emitidos por la nación, pero uno de los datos que fue dado a conocer llama mucho la atención de Dallen.

“Es el primer bono que dice que Venezuela no tiene que ser un país miembro del Fondo Monetario Internacional, y que eso, en sí mismo, no es un evento de default”, comentó el experto financiero citando la información que aparece en el sistema de Bloomberg.

Los bonos fueron colocados en el estatal Banco de Venezuela y un “broker” chino está intentando revender los títulos entre firmas financieras estadounidenses, reportó el diario estadounidense The Wall Street Journal.

Los bonos, con vencimiento en el 2036, no están registrados en las organizaciones internacionales, que suelen anotar estas emisiones de deuda y por lo tanto no pueden ser comerciados electrónicamente, lo que incrementa el nivel de riesgo, indicó el diario.

La emisión de los bonos al portador es aún menos favorable para la nación que la operación con Goldman Sachs, pero está última también es vista como un acto de gran irresponsabilidad financiera por parte del régimen.

Ese tipo de rendimiento pagado, a través del inmenso descuento con que se colocaron eso bonos, básicamente anuncia al sistema financiero internacional que Venezuela está en quiebra, advirtió desde Washington Antonio De La Cruz, director ejecutivo de la firma de asesores Inter American Trends.

“Eso fue justo lo que pasó con Grecia, cuando estaban entrando en default. Los bonos que emitía en ese entonces se los compraba el mercado con el 70 por ciento de descuento. Esas son las características de un país que está a punto de entrar en default”, explicó.

Maduro atraviesa por serios problemas económicos cuando la industria petrolera, que genera el 95 por ciento de los dólares que obtiene el país, apenas son suficientes para cumplir los vencimientos de la deuda, y requiere de divisas extranjeras adicionales para importar alimentos.

El régimen también requiere de divisas para su política internacional, en momentos en que enfrenta serios retos dentro de la Organización de Estados Americanos, ante acusaciones de que rompió con el hilo constitucional, señaló el experto.

Pero la operación de Goldman Sachs fue realizada a un alto costo político para el banco estadounidense, ante acusaciones de que le lanzó un salvavidas financiero a un régimen que viola los derechos humanos y que cuya feroz represión contra manifestaciones pacíficas han dejado un saldo en las últimas semanas de al menos 65 muertos y cientos de heridos.

“Goldman ha pagado muy alto, en costo de reputación, haber realizado esta operación”, dijo desde Caracas el economista Orlando Ochoa.

Parte de ese costo se debe a que la transacción fue realizada a través de “un banquito muy cuestionable”, que se embolsilló una inmensa tajada con la operación.

Al no comprar los bonos directamente a PDVSA, Goldman Sachs pudo argumentar que adquirió los instrumentos en el mercado secundario, pero aún ha así ha sido cuestionado por importante voces dentro de Estados Unidos.

“No creo que lo vuelvan a hacer”, comentó Ochoa. “Les va a costar mucho, después que despertaron la ira internacional de esta manera”.

La compra masiva de bonos de PDVSA por parte de Goldman Sachs desató una reacción inmediata de la oposición al gobierno chavista.

La compra masiva de bonos de PDVSA por parte de Goldman Sachs desató una reacción inmediata de la oposición al gobierno chavista.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here