Inicio AFP-LatinoamericaYA Habitantes de violentas favelas de Rio piden “paz” en protesta en Copacabana

Habitantes de violentas favelas de Rio piden “paz” en protesta en Copacabana

47
0
Compartir

Centenares de residentes de las violentas favelas de Rio de Janeiro denunciaron el domingo en la turística playa de Copacabana la multiplicación de muertes de inocentes en las intervenciones policiales contra el narcotráfico.

La manifestación, que se llevó a cabo bajo rachas de lluvias frente al lujoso Copacabana Palace, reclamó igualmente acceso a servicios básicos como cloacas, transportes, salud y educación para esas zonas donde vive un cuarto de la población del Estado de Rio.

“Hoy llueve en Rio y llueven balas en las favelas, pero eso no nos impide pedir paz”, dijo a la AFP Delcimar da Costa, presidenta de la Federación Municipal de Asociaciones de Residentes de las Favelas de Rio.

“En las favelas los proyectos sociales no existen y las acciones policiales se están agravando”, denunció junto a los manifestantes identificados con camisetas con la inscripción: “Las favelas piden paz”.

Ciertas mejoras previstas para el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 se abandonaron o se degradaron rápidamente después de esos eventos. Y Rio se convirtió en un paradigma de la crisis económica y de los escándalos de corrupción que azotan a Brasil.

Las favelas son teatro además de guerras entre bandas de narcotraficantes por el control del territorio y de acciones de represalias de milicias parapoliciales.

Las intervenciones policiales suelen convertirse en caóticas balaceras, con un tendal de pobladores víctimas de presuntas “balas perdidas” que convierten a menudo a los diarios en crónicas de pesadillas y atrocidades.

Maria Quiteria ya desistió de reclamar el reconocimiento de que su hijo, Wesley Daniel Santos Oliveira, de 17 años, fue víctima, según afirma, de una ejecución sumaria en la favela de Jacarezinho, en la zona norte de Rio.

“Lo mataron de tres tiros” cuando se dirigía al oficio religioso en la iglesia evangélica a la que pertenecía, sostiene.

“La situación en Jacarezinho es pésima. Hay muerte y más muerte y nadie hace nada. Solo mueren inocentes”, relata la mujer, sacando fuerzas de su propio desaliento.

Amnistía Internacional y otras organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian el uso de la tortura y la multiplicación de ejecuciones sumarias por las fuerzas de seguridad, que a su vez hacen valer la alta peligrosidad de su trabajo. En lo que va de año, unos 80 policías fueron abatidos en el Estado de Rio.

“Cambiar la mirada” sobre las favelas

“A la policía le parece que somos todos bandidos”, deplora Washington Fortunato, de 58 años, de la Asociación del Complejo de Mangueira.

“Pero las favelas no tienen la culpa del narcotráfico”, pues “los verdaderos traficantes están acá, en la zona sur”, la más rica de Rio, agrega.

“El problema [del narcotráfico] son las complicidades, desde los políticos hasta los policías. ¿Quién vigila las fronteras? Un traficante necesita de un juez, de un aduanero”, argumenta igualmente Charles CH, miembro de la asociación Hip Hop de Rio, que organiza conciertos y eventos culturales en las comunidades marginadas.

Los bandos, además, no están siempre claramente delimitados.

Las policía de Rio realizó el jueves una vasta operación para detener a casi un centenar de agentes cómplices de los narcos, a quienes ofrecían protección o les vendían armas a cambio de sobornos.

Para Marcos Valerio Alves, presidente de la favela do Alemao, una de las más afectadas por la violencia estos últimos meses, “hay que pensar en la violencia como un todo”.

“La falta de guarderías es una forma de agresión, la falta de canalizaciones es una forma de agresión, no tener trabajo, no tener educación, no tener ocios, también”.

“Todos los partidos políticos deberían cambiar la mirada sobre los habitantes de las favelas. Hay falta de voluntad [de cambiar las cosas], tanto en la izquierda como en la derecha”, opina.

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here