Inicio Internacional El cardenal Pell, el “número tres” del Vaticano, imputado en pederastia

El cardenal Pell, el “número tres” del Vaticano, imputado en pederastia

66
0
Compartir
CORRECTION - Australian Cardinal George Pell looks on as he makes a statement at the Holy See Press Office, Vatican city on June 29, 2017 after being charged with historical sex offences in a case that has rocked the church. Cardinal Pell says on June 29 that he will return to Australia to face sex abuse charges. / AFP PHOTO / Alberto PIZZOLI / “The erroneous mention[s] appearing in the metadata of this photo by Alberto PIZZOLI has been modified in AFP systems in the following manner: [historical sex offences] instead of [historical child sex offences]. Please immediately remove the erroneous mention[s] from all your online services and delete it (them) from your servers. If you have been authorized by AFP to distribute it (them) to third parties, please ensure that the same actions are carried out by them. Failure to promptly comply with these instructions will entail liability on your part for any continued or post notification usage. Therefore we thank you very much for all your attention and prompt action. We are sorry for the inconvenience this notification may cause and remain at your disposal for any further information you may require.”

El cardenal australiano George Pell, considerado el “número 3” del Vaticano y responsable de finanzas de la iglesia católica, es el primer alto cargo de la curia romana imputado en supuestos delitos de pederastia.

El religioso de 76 años, máximo representante de la iglesia católica australiana, es sospechoso de haber abusado sexualmente de menores cuando era sacerdote en la ciudad de Ballarat (1976-80), en el estado de Victoria, y cuando fue arzobispo de Melbourne (1996-2001), la capital estatal.

De esos cargos tendrá que defenderse el próximo 18 de julio en un tribunal de Melbourne, en el sureste de Australia

Al “número 3” del Vaticano, tras el papa y el secretario de Estado, le ha perseguido la sospecha por los casos de pederastia en el seno de la Iglesia católica en Australia, algunos cometidos en su Ballarat natal.

Estos crímenes están siendo investigados por una comisión especial en Australia en la que ha comparecido el cardenal.

En marzo del año pasado, Pell reconoció que en la década de 1980 existía “un mundo de crímenes y encubrimientos” en la Iglesia católica para proteger a la institución, pero negó tajantemente haber abusado sexualmente de ningún menor.

Cuatro meses más tarde, un programa de la cadena ABC reveló que la Policía australiana estaba investigando a Pell, acusado de abusar de menores.

No es la primera vez que el jerarca es acusado de abusos sexuales, ya que en 2002, cuando era arzobispo de Sídney, un hombre aseguró haber sido abusado sexualmente por él en 1961, cuando tenía 12 años y Pell estaba formándose para ser sacerdote.

Las investigaciones exoneraron a Pell, un conservador que en el pasado mostró su oposición a la ordenación de mujeres, se declaró contrario al divorcio y al aborto, y que al menos en una ocasión rechazó dar la comunión a homosexuales durante una misa.

El cardenal fue el primer dirigente católico en abordar los abusos sexuales a menores en el seno de la Iglesia australiana, con la puesta en marcha en 1996 de un programa de compensaciones económicas, aunque recibió críticas por no dar suficiente apoyo a las víctimas.

“Los procedimiento judiciales me ofrecen ahora una oportunidad para limpiar mi nombre y luego volver aquí, a Roma para trabajar”, declaró el cardenal, en una comparecencia hoy ante los medios en la sala de prensa del Vaticano.

Se declara inocente

El papa Francisco concedió un “período de excedencia” a Pell, quien compareció en la sala de prensa del Vaticano pocas horas después de conocerse su imputación en Australia por presuntos delitos de pederastia para asegurar que es “inocente”, que está “deseando comparecer” ante la Justicia de su país y que viajará allí a declarar.

“Los procedimiento judiciales me ofrecen ahora una oportunidad para limpiar mi nombre y luego volver aquí, a Roma para trabajar”, declaró el cardenal, de 76 años, en una comparecencia ante los medios en la que no se admitieron preguntas.

El Vaticano precisó que el papa, informado de la intención de Pell de declarar en Australia, “le ha concedido un período de excedencia para poderse defender”.

La Policía del estado australiano de Victoria le había imputado previamente por presuntos delitos de pederastia, y le citó a comparecer ante un tribunal el próximo 18 de julio.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here