Inicio Noticias USA EEUU podría imponer nuevas sanciones a funcionarios de Venezuela

EEUU podría imponer nuevas sanciones a funcionarios de Venezuela

31
0
Compartir

El gobierno de Trump advierte que podría imponer más sanciones a los funcionarios venezolanos sobre el empuje del presidente Nicolas Maduro para reescribir la Constitución en medio de una crisis política cada vez más intensa con manifestaciones casi diarias pidiendo su derrocamiento.

“Lo que el presidente Maduro está tratando de hacer una vez más es intentar cambiar las reglas del juego”, dijo el martes Michael Fitzpatrick, subsecretario de Estado Adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental. “Las acciones que se tomaron ayer bien pueden darnos nuevas razones para considerar sanciones adicionales individualizadas”.

La advertencia viene mientras que la presión está construyendo en el gobierno de Trump y del congreso acciones para actuar y controlar las aspiraciones de Maduro de perpetuarse en el poder. Hoy miércoles, un grupo bipartidista de senadores dijo que presentará una legislación que proveerá asistencia humanitaria a Venezuela mientras se endurecen las sanciones contra funcionarios corruptos, de acuerdo con ayudantes del Senado que hablaron bajo condición de anonimato.

La legislación, cuya copia fue obtenida por la agencia de noticias The Associated Press, también instruye a la comunidad de inteligencia a preparar un informe en parte no clasificado sobre la participación de funcionarios del gobierno venezolano en la corrupción y el tráfico de drogas.

Los líderes de la oposición realizarán una gran marcha el miércoles en Caracas, buscando mantener la presión en las calles contra Maduro después de un mes de protestas implacables. El martes, los manifestantes interrumpieron el tráfico en la capital bloqueando las calles con concreto roto, metal retorcido y pilas de basura llameantes. La policía utilizó gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes, como casi todos los días durante semanas.

Maduro comenzó la semana firmando un decreto para comenzar el proceso de reescritura de la constitución venezolana, que fue impulsada en 1999 por su predecesor y mentor, el fallecido presidente Hugo Chávez.

Los líderes de la oposición convocaron a la asamblea constitucional planeada para mantener a Maduro y sus aliados en el poder, postergando las elecciones regionales programadas para este año y las elecciones presidenciales que se celebrarían en 2018. Las encuestas de opinión han sugerido que los socialistas perderían ambas elecciones, como consecuencia  de una época de cólera generalizada por la inflación de tres dígitos y la escasez de alimentos y otros bienes.

La legislación propuesta por Estados Unidos, escrita antes de la última medida de Maduro, es copatrocinada por el senador Ben Cardin, demócrata de alto rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado y el senador Marco Rubio, autor de la anterior legislación sobre sanciones en Venezuela. También cuenta con el apoyo del senador John Cornyn, el republicano No. 2 de la Cámara, el ex candidato demócrata a la vicepresidencia Tim Kaine, así como el senador republicano John McCain, presidente del Comité de Servicios Armados del Senado.

Los Estados Unidos ya han sancionado a varios funcionarios venezolanos, incluyendo, en febrero, al vicepresidente Tareck El Aissami, por presuntamente ser un importante traficante de cocaína.

La nueva legislación busca poner dentro d ela ley ejecutiva de la administración Obama a los funcionarios involucrados en la corrupción y que se consideran “socavan la gobernabilidad democrática” con sanciones para congelar cualquier patrimonio estadounidense y prohibir su ingreso a los Estados Unidos.

También asignaría 10 millones de dólares al año en asistencia humanitaria a Venezuela. Maduro ha rechazado tales ofertas de ayuda como intentos de los Estados Unidos para allanar el camino para la intervención extranjera.

También pide a la administración de Trump que “tome todas las medidas necesarias” para evitar que Rosneft consiga el control de la infraestructura de energía crítica de los Estados Unidos. La empresa controlada por el gobierno ruso es un importante acreedor de la petrolera estatal venezolana PDVSA y recientemente asumió una participación cercana al 50 por ciento de su subsidiaria estadounidense, Citgo, como garantía de un nuevo préstamo.

Los gobiernos sudamericanos han criticado el movimiento de Maduro en un lenguaje más fuerte de lo que han utilizado hasta ahora para su gobierno, con Brasil llamando al decreto un “golpe de Estado”. Y el canciller venezolano salió con las manos vacías después de buscar apoyo en la reunión del martes de la comunidad de izquierda de los Estados de América Latina y el Caribe.

Aunque ha insinuado que algunos miembros de la asamblea constitucional serán elegidos por los votantes, Maduro no ha dado detalles sobre cómo el cuerpo podría ser elegido, lo que lleva a muchos a predecir que el proceso de selección favorecerá a los socialistas.

El presidente dijo el martes que esperaba que la oposición se uniera al proceso de creación de una nueva constitución.

“No se dan cuenta de lo perdidos que están en su violencia, estoy extendiendo mi mano y pidiéndoles que lleguen a la convención constitucional”, dijo.

El congreso venezolano, que tiene una mayoría de oposición, ignoró el martes, rechazando oficialmente la idea de celebrar una asamblea constitucional. Dijo que los votantes venezolanos deben decidir si llaman a uno, aunque el rechazo fue un gesto simbólico porque el Congreso no tiene poder para bloquear tal reunión.

La constitución venezolana fue reescrita por última vez en 1999, a principios de la presidencia de 14 años de Chávez, cuando lanzó una revolución socialista en esta nación exportadora de petróleo. Chávez calificó su nueva constitución como la mejor del mundo, pronosticando que duraría siglos. Llevaba una versión azul de bolsillo de la carta, y muchas veces lo tiraba y decía: “Esta es nuestra Biblia, después de la Biblia, esto”.

Compartir
Artículo anteriorLa guerra entre traficantes y policías vuelve a incendiar Rio de Janeiro
Artículo siguienteAlmagro considera “fraudulenta” la propuesta de Constituyente en Venezuela
Magaly Guerrero
Jefe de Prensa de la alcaldía del municipio Cárdenas (mayo 2014 - mayo 2015) Productora del programa de televisión “César con la Gente” transmitido semanalmente por las televisoras regionales (junio 2011 - diciembre 2012, Jefe de la Oficina Regional de Información y Comunicación (ORIC) de la Gobernación del estado Táchira (enero 2009 - mayo 2011) Jefe de Prensa de la campaña de César Pérez Vivas a la Gobernación (noviembre 2007 - diciembre 2008) Jefe de Información del equipo fundador de La Prensa Diario de Lara (julio 2006 - octubre 2007) Productora y conductora del programa radial CONTRAFIGURA en la emisora 106.7 FM. Maturín, Edo. Monagas (septiembre 2005- julio 2006 ) Jefe de Información del Diario La Prensa de Monagas. (Enero - julio 2007) Gerente de Publicidad de la Corporación Venezolana de Entretenimientos. (Operadora de Lotería) (enero 2005 - enero 2006) Directora del Diario El Sol de Maturín, estado Monagas (mayo 1998-junio 2002) Jefe de Prensa de la Comisión Permanente del Ambiente y Ordenación del Territorio de la Cámara de Diputados. Congreso de la República. Caracas (enero 1995 - mayo 1998) Jefe de Prensa del Bloque Parlamentario de Los Andes, San Cristóbal, adscrito al Congreso de la República (Marzo - diciembre 1994) Redactora de la Fuente de educación y Cultura en el Diario de Los Andes, Edición Táchira, (como parte del equipo fundador) (julio 1992- junio de 1993)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here