Inicio Noticias USA Destitución de director del FBI estreme cimientos del gobierno de Trump

Destitución de director del FBI estreme cimientos del gobierno de Trump

59
0
Compartir

El abrupto despido del director del FBI, James Comey, por parte de Donald Trump amenaza con estallarle en la cara al presidente, quien se enfrenta a un intenso cuestionamiento por parte de los demócratas y de incluso algunos republicanos sobre por qué despidió al hombre encargado de investigar los posibles lazos de su campaña con Rusia.

La decisión de Trump sacudió las múltiples investigaciones del Congreso sobre el papel de Rusia en las elecciones de 2016, estimuló las llamadas para crear un fiscal especial y preparó el escenario para una sangrienta batalla sobre la sucesión de Comey a través de la confirmación en el Senado.

La guerra en Twitter

Trump llevó la guerra a Twitter para defender su movimiento y atacar a sus enemigos. ”¡Los demócratas han dicho algunas de las peores cosas sobre James Comey, incluyendo el hecho de que debería ser despedido, pero ahora juegan a estar tristes!”, tuiteó Trump. Según Trump, “perdió la confianza de casi todo el mundo en Washington, tanto republicanos como demócratas”.

”¡Cuando las cosas se calmen, me lo agradecerán!”, agregó Trump sobre su decisión de despedir a Comey. Comey “será reemplazado por alguien que hará un trabajo mucho mejor, devolviendo el espíritu y el prestigio del FBI”, remarcó el presidente. Asimismo, Trump retuiteó un artículo del blog conservador Drudge Report sobre 10 “grandes escándalos” del FBI ocurridos bajo la dirección de Comey.

Según explicó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, al informar este martes del despido de Comey, Trump “actuó basándose en las recomendaciones claras del vicefiscal general, Rod Rosenstein, y el fiscal general, Jeff Sessions”. El propio Trump envió una carta a Comey, quien se encontraba de viaje en California cuando estalló la noticia, en la que le informó de su destitución “con efecto inmediato”.

”Aunque aprecio enormemente que usted me informara, en tres ocasiones distintas, de que no estoy bajo investigación, aun así estoy de acuerdo con la conclusión del Departamento de Justicia de que usted no es capaz de liderar eficazmente el FBI”, dice Trump en esa carta, en aparente alusión a la pesquisa sobre los supuestos nexos entre su campaña y Rusia.

De acuerdo con Rosenstein, el ya exjefe del FBI perdió su empleo por violar los principios del Departamento de Justicia al hablar públicamente sobre la investigación del manejo del correo electrónico por parte de Hillary Clinton cuando ejercía como secretaria de Estado (2009-2013).

Tras el despido de Comey, el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, ha pedido que se nombre un fiscal especial independiente que dirija las investigaciones sobre los posibles vínculos entre la campaña electoral de Trump y Rusia. “Sabemos que el FBI está investigando si la campaña de Trump ha estado en connivencia con los rusos”, dijo Schumer el martes. “¿Se estaban acercando demasiado las investigaciones para el presidente?”

Algunos republicanos también expresaron su preocupación. El presidente de Inteligencia del Senado, Richard Burr, cuyo panel está investigando el asunto de Rusia, dijo en un comunicado: “Me preocupa el momento y la razón del despido del director Comey”. “Su despido confunde aún más una investigación ya difícil por parte del comité”, dijo Burr, de Carolina del Norte.

La comparación con el Watergate

Muchos demócratas habían criticado fuertemente las medidas de Comey durante la campaña electoral, cuando reveló detalles de la investigación del FBI sobre el uso de un servidor de correo electrónico privado por parte de Hillary Clinton, una decisión que según ella ayudó a Trump a ganar las elecciones. Sin embargo, puesto que Comey también estaba supervisando la investigación de Rusia y la campaña de Trump, los demócratas compararon su despido a la “Masacre del sábado por la noche”, cuando el presidente Richard Nixon despidió al fiscal especial que dirigía la investigación de Watergate.

Schumer de Nueva York dijo que cuando Trump telefoneó a Comey para decirle que estaba despedido éste respondió: “Señor presidente, con todo el respeto, está cometiendo un gran error”.

Schumer y otros demócratas insistieron en que se nombre a un fiscal especial para dirigir la investigación de Rusia, porque no se puede confiar en que un nuevo director del FBI designado por Trump lo haga de forma imparcial.

Y es que cualquier candidato de Trump para sustituir a Comey se enfrentará a un feroz escrutinio. Los demócratas utilizarán el proceso de confirmación para centrar la atención en los supuestos vínculos de Trump con Rusia y sus conflictos comerciales.

Nunca desde el Watergate han estado tan amenazados nuestros sistemas legales, ni se ha puesto tan a prueba nuestra fe en la independencia e integridad de esos sistemas

Comey, de 56 años, fue nombrado por Obama para dirigir al FBI en 2013. Será sucedido como director, al menos temporalmente, por el diputado, Andrew McCabe. Pero McCabe podría no ser políticamente aceptable para Trump y su equipo.

McCabe estuvo bajo presión el año pasado cuando ayudó a supervisar la investigación del correo electrónico de Clinton, a pesar de que su esposa había aceptado donaciones de organizaciones políticas demócratas para una candidatura fallida a las elecciones de 2015 al Senado estatal de Virginia. El FBI dijo en un comunicado en ese momento que McCabe “no jugó ningún papel” en la campaña de su esposa “y no participó en recaudación de fondos o apoyo de ningún tipo”.

Expertos legales aseguran que el despido de Comey no significa que la investigación del FBI sobre Rusia se interrumpa o termine, ya que los funcionarios del FBI pueden continuar con la investigación incluso cuando empiece la búsqueda de un nuevo director.

De hecho, tras su marcha, James Comey puede seguir hablando. El martes por la noche, varios demócratas, incluyendo a Mark Warner, el principal miembro del partido en el Comité de Inteligencia del Senado, comenzaron a pedirle que testificara ahora que ya no pesan sobre e´l las restricciones de la administración sobre lo que puede decir. El Congreso, dijo, “necesita escuchar directamente del ex Director Comey”.

Compartir
Artículo anteriorArchivan en Perú proyecto que habría permitido prisión en casa de Fujimori
Artículo siguienteDía D en Brasil: Lula será interrogado por el juez Moro
Magaly Guerrero
Jefe de Prensa de la alcaldía del municipio Cárdenas (mayo 2014 - mayo 2015) Productora del programa de televisión “César con la Gente” transmitido semanalmente por las televisoras regionales (junio 2011 - diciembre 2012, Jefe de la Oficina Regional de Información y Comunicación (ORIC) de la Gobernación del estado Táchira (enero 2009 - mayo 2011) Jefe de Prensa de la campaña de César Pérez Vivas a la Gobernación (noviembre 2007 - diciembre 2008) Jefe de Información del equipo fundador de La Prensa Diario de Lara (julio 2006 - octubre 2007) Productora y conductora del programa radial CONTRAFIGURA en la emisora 106.7 FM. Maturín, Edo. Monagas (septiembre 2005- julio 2006 ) Jefe de Información del Diario La Prensa de Monagas. (Enero - julio 2007) Gerente de Publicidad de la Corporación Venezolana de Entretenimientos. (Operadora de Lotería) (enero 2005 - enero 2006) Directora del Diario El Sol de Maturín, estado Monagas (mayo 1998-junio 2002) Jefe de Prensa de la Comisión Permanente del Ambiente y Ordenación del Territorio de la Cámara de Diputados. Congreso de la República. Caracas (enero 1995 - mayo 1998) Jefe de Prensa del Bloque Parlamentario de Los Andes, San Cristóbal, adscrito al Congreso de la República (Marzo - diciembre 1994) Redactora de la Fuente de educación y Cultura en el Diario de Los Andes, Edición Táchira, (como parte del equipo fundador) (julio 1992- junio de 1993)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here