Inicio Internacional Corea del Norte responde con misiles a retirada de portaviones estadounidenses

Corea del Norte responde con misiles a retirada de portaviones estadounidenses

26
0
Compartir

La escalada de pruebas con misiles balísticos de Corea del Norte llegó a su décimo intento en lo que va de año, ahora con el lanzamiento de un grupo de misiles tierra-mar para “hundir buques de sus enemigos“: Estados Unidos y Corea del Sur.

Según la agencia estatal norcoreana KCNA, los cohetes utilizados, a los que calificó como “poderoso medio de ataque”, pueden golpear embarcaciones de guerra de Estados Unidos y de Corea del Sur “a voluntad”.

El nuevo desafío del régimen de Kim Jon Un a sus enemigos confesos, Washington y Seúl, tuvo lugar dos días después de la retirada de los portaaviones estadounidenses USS Carl Vinson y USS Ronald Reagan, que realizaron ejercicios conjuntos en esas aguas junto a la marina de guerra surcoreana desde finales de mayo.

Aunque Pyongyang no reveló otros datos sobre el armamento utilizado, el Consejo de Seguridad Nacional de Corea del Sur informó que se lanzaron cuatro proyectiles de corto alcance desde la ciudad portuaria de Wonsan, situada en el golfo de Tongjoson.

Según el reporte, los misiles volaron unos 200 kilómetros antes de perderse en un punto entre la Península de Corea y Japón.

La agencia KNCA, por su parte, indicó que los cohetes “detectaron y golpearon con precisión” blancos flotantes en el mar, tras realizar “vuelos circulares”.

Al conocer la noticia del lanzamiento, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae In, convocó a una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad Nacional, la primera tras su llegada al gobierno el 10 de mayo pasado.

A inicios de junio, el ejército de Seúl encontró un dron en la Zona Desmilitarizada que divide a las dos Coreas, similar en forma y tamaño a unos aviones teledirigidos de Pyongyang descubiertos en 2014, informó la agencia local Yonhap.

El 29 de mayo pasado, Corea del Norte lanzó otro misil que impactó en la Zona Económica Exclusiva de Japón, un hecho calificado por Tokio como “acción provocativa”.

Según el régimen norcoreano, la escalada militar obedece a la necesidad de defenderse del “peligro inminente” de Corea del Sur y de Estados Unidos.

Tras su llegada a la presidencia, Donald Trump anuncio el fin de la “paciencia estratégica” con el gobierno de Kim Jong-un y amenazó con una intervención militar.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here