Inicio Blog Comunicaciones de Washington con Moscú reducidas a mínimos indispensables

Comunicaciones de Washington con Moscú reducidas a mínimos indispensables

90
0
Compartir

Los canales de comunicación entre Washington y Moscú son prácticamente inexistentes, ha confirmado el Kremlin sin dar grandes explicaciones, pero sin duda motivado por las denuncias de la semana pasada del presidente Barack Obama sobre la intervención rusa en las pasadas elecciones presidenciales.

Este miércoles la agencia de noticias rusa RIA publicó un despacho citando al portavoz del presidente Vladimir Putin, Dmitri Pescov, en el que este decía que “el diálogo con Estados Unidos se encuentra congelado en casi todos los ámbitos”.

“No nos comunicamos uno con el otro, y (si lo hacemos) es mínimo”, precisó el portavoz del Kremlin.

Aunque hace tiempo que los ministros de Exteriores de los dos países no se ven la cara, la comunicaciones no han sido totalmente cortadas. Durante el fin de semana, el Pentágono advirtió a los militares rusos estacionados en Siria que iba a bombardear un grupo de instalaciones del Estado Islámico para inutilizar 12 tanques rusos T-72 del ejército sirio capturados por el grupo terrorista. El Kremlin no se opuso y los tanques fueron destruidos con el ataque de una escuadrilla de la aviación estadounidense.

De hecho, Siria sigue siendo un punto de contacto entre los dos países, pero los mandatarios se reunieron por última vez en septiembre en China en ocasión de la Cumbre del G-20. Un mes después, Obama recurrió al ‘teléfono rojo’ –un medio de comunicación directo entre las dos capitales creado tras la Crisis de los Misiles en la década de los años 60 del siglo pasado– para advertirle a Putin de que se abstuviera de hackear los sistemas informáticos de Estados Unidos y que tenía pruebas de sus intentos de influenciar las presidenciales, reveló la semana pasada la cadena NBC.

Los analistas creen que los comentarios del portavoz del Kremlin se encuentran vinculados con las denuncias de la comunidad de inteligencia estadounidense en el sentido de que Rusia se encontraría detrás de las penetraciones informáticas a instituciones políticas, militares e económicas del país, y la denuncia de Obama en la última rueda de prensa del año, cuando dijo que Rusia estaba interviniendo ilegalmente en las elecciones y dejó una amenaza: “También sabemos hacer esas cosas”.

El portavoz del Kremlin enfatizó además, según la agencia RIA, que Moscú no espera que el presidente electo Donald Trump, con quien mantiene una estrecha relación, rechace de inmediato una ampliación de la Organización de Países del Atlántico Norte (OTAN), como aspira Putin, un comentario que lleva a pensar que al ejecutivo ruso le interesa mantener una cierta ‘mentalidad de cerco’ mientras espera por la normalización de las relaciones bilaterales.

“El Kremlin está diciendo que le gustaría comenzar de nuevo el diálogo con Washington en el marco de una nueva administración Trump. Pero al mismo tiempo interesado en que las acciones de Rusia en Ucrania y Siria pasen desapercibidas”, señaló Agnia Grigas, analista principal en el Atlantic Council, un centro de análisis internacional con sede en Washington DC.

Rusia anexó a Crimea, una región autónoma de Ucrania en marzo del 2014, después que intentó derribar el gobierno de Kiev cuando éste comenzó a aproximarse a Occidente y a alejarse de la esfera de influencia rusa. En ese momento, el Kremlin promovió las milicias separatistas en el este de Ucrania que no lograron derribar el Gobierno pero llevaron a una fuerte crisis entre Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea.

En Siria, pese a la pequeña colaboración militar, Washington siempre ha sido muy crítico del apoyo militar de Putin al régimen dictatorial de Bashir al Assad.

A su vez, Trump no niega sus conexiones con Rusia pero durante la campaña les restó importancia y tras la victoria y las denuncias del hackeo ruso, dijo no creer en las investigaciones de la comunidad de inteligencia estadounidense sobre el asunto.

Sin embargo, terminó nombrando como secretario de Estado al presidente de la poderosa petrolera Exxon/Mobil, Rex Tillerson, que ha logrado establecer fuertes lazos con el Kremlin y Putin, quien personalmente le ha condecorado con la ‘Medalla de la Amistad’, y así ingresar al cerrado mercado de la extracción del crudo ruso, tras la creación de una asociación comercial con la petrolera estatal Rosneft.

Compartir
Artículo anteriorEl escáner desvela secretos de las momias chinchorro, las más antiguas del mundo
Artículo siguienteEl papa Francisco quiere ofrecer puestos clave en la Curia a mujeres y laicos
Rui Ferreira
Rui Ferreira (Lisboa, 1959) - Ha sido corresponsal en Latinoamérica durante más de 30 años para diversos diarios europeos como O Independiente (Portugal), ABC (España), La Repubblica (Italia). Actualmente trabaja para el diario español El Mundo con base en Miami. Ha colaborado con emisoras de radio y televisión, como Caracol Radio y SIC (Portugal). Ha cubierto los principales hechos noticiosos latinoamericanos de las últimas dos décadas como la crisis haitiana, la transición política en México, el ascenso de la revolución bolivariana en Venezuela, el golpe de estado en Honduras, el enfrentamiento contra el narcotráfico y la guerrilla en Colombia y, las últimas administraciones estadounidenses desde Bill Clinton a Barack Obama. Ha sido corresponsal en Cuba, Venezuela, Colombia y Brasil. Ha sido premiado cinco veces por la Asociación de Editores de Publicaciones Hispanos de Estados Unidos. Hai partido conferencias en universidades en Portugal e Italia.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here