Inicio Internacional Colombia: Con 200 mil pesos “repararon” a víctimas de minas antipersona

Colombia: Con 200 mil pesos “repararon” a víctimas de minas antipersona

53
0
Compartir

Un abuelo y su nieto de 14 años, oriundos de Casanare, recibieron un “reparo” del gobierno de Colombia, por la suma de 218 mil pesos, tras perder sus piernas por la explosión de una mina antipersonas colocada por las Farc en un campo minado en Yopal, de donde son oriundos.

Domingo a domingo apelan a la caridad de los cristianos en las iglesias de Bogotá, desde donde su historia fue recogida por el diario El tiempo de ese país.

Volmar José Trigos y su nieto cayeron en un campo minado, el niño perdió sus dos piernas y el abuelo una. Los trasladaron a Bogotá en un helicóptero de la policía, desde la vereda del Morro, en Yopal Casanare, sitio donde ocurrieron los hechos y de donde son oriundos, y fueron atendidos, en comienzo en la Clínica Occidente, y luego en el Hospital Militar, (el niño), y en el Hospital Santa Clara, (el señor).

A José Asdrúal le apuntaron las dos piernas y al abuelo una de ellas, además de practicarle una cirugía de corazón abierto. Esto fue en marzo del año pasado.

Luego de sus intervenciones quirúrgicas, vivieron de caridad en el barrio San Antonio de Bogotá, donde los Padres Carmelitas, hasta diciembre de 2016, y desde enero de este año, el abuelo se hospeda en unas residencias del centro de Bogotá, y el niño en Bosa Piamonte con las Hermanas de la Presentación. La madre del menor debió venirse desde Yopal definitivamente para cuidar de su hijo.

Don Volmar es docente en ese sitio rural, es sociólogo, tiene 61 años y aún no lo pensionan, José Asdrúal, su nieto, tiene 14 años y debió interrumpir sus estudios a raíz del accidente. “Trabajé toda mi vida educando y sirviendo al país y ahora el gobierno me da la espalda”, dice decepcionado don Volmar.

La EPS de los dos, en el momento de la tragedia, era Saludcoop, pero debido a los problemas de intervención por parte del Estado a esta entidad, debieron pasarse a Café Salud. Esta EPS no les ha dado ni la silla de ruedas para los dos, ni el cojín anti escaras para los dos, ni el generador de oxígeno que necesita permanentemente el abuelo.

La pieza donde vive don Volmark, al igual que la comida, las paga con la caridad de la gente, y Dilsa, otra de sus hijas, quien también se vino de Casanare, lo cuida todo el tiempo y lo acompaña a las Iglesias a pedir ayuda, fue justo en la Parroquia Santa Juana de Arco, del barrio Marsella Antigua de Bogotá, donde la historia llegó a oídos de El Tiempo, dirio que la publica en uno de sus blogs.

“Hace más de un año que ni mi nieto ni yo vamos a nuestro pueblo, cuando regresemos volveremos sin piernas, porque necesitamos unas prótesis de última tecnología y el gobierno no nos las da, pero para las FARC que sembraron las minas donde caímos mi nieto y yo, sí hay dinero”, reflexionaba don Volmar en la Parroquia, ante la mirada compasiva de todos nosotros.

José Asdrúal comparte su desdicha con su madre, en el hogar de las monjas donde las atienden sin ningún costo, pero no les pueden cubrir todas sus necesidades.

Don Volmar ha instaurado cantidad de tutelas a la EPS, a la Unidad de Víctimas y a la Presidencia de la República, y ganó una de ellas, el gobierno lo ‘reparó’ con $218.000.

En un país donde el gobierno se esfuerza más allá de lo imaginable por cumplir los acuerdos con las Farc tras el pacto de La Habana; resulta poco menos que desesperanzador que dos víctimas inocentes del conflicto, cuyas vidas han sido destrozadas para siempre, reciban esta clase de trato.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here