Inicio AFP-LatinoamericaYA Cinco claves de la crisis venezolana

Cinco claves de la crisis venezolana

15
0
Compartir

La crisis venezolana entró en una nueva etapa con la instalación este viernes de la asamblea que reescribirá la Constitución. El gobierno afirma que traerá la paz, pero la oposición, que no toma parte, denuncia que perpetuará al chavismo en el poder.

Aquí cinco puntos clave del complejo escenario político y económico venezolano, sacudido por cuatro meses de protestas opositoras que dejan unos 125 muertos.

Elecciones

La oposición, que busca desde 2016 un cambio de gobierno, primero mediante un referendo revocatorio, suspendido, y luego exigiendo elecciones generales, ha dicho que la Constituyente es un “fraude” para asegurar la permanencia del presidente Nicolás Maduro.

Las elecciones de la Constituyente fueron salpicadas por denuncias de Smartmatic -empresa que dio el soporte tecnológico- de que el dato de participación fue inflado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) en un millón de votantes (el organismo reportó ocho millones).

La cifra era clave para la legitimidad de la Constituyente, luego de que la oposición aseguró haber recaudado 7,6 millones de votos contra la iniciativa en un plebiscito simbólico el 16 de julio.

Con el CNE como árbitro, la oposición debe decidir si participa en las elecciones de gobernadores el próximo 10 diciembre. Estos comicios debieron realizarse en 2016.

Las presidenciales están previstas para fines de 2018, pero el calendario podría cambiar con el nuevo marco constitucional.

Pugna de poderes

El choque de poderes es constante desde enero de 2016, cuando la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tomó control del Legislativo tras 17 años de hegemonía chavista.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado de servir al gobierno, declaró en desacato al Parlamento y considera “nulas” sus decisiones. A fines de marzo, asumió temporalmente las competencias de la cámara, lo que la oposición denunció como “un golpe de Estado” y activó las protestas.

A ello se sumó la decisión de la fiscal general, Luisa Ortega, de romper con Maduro, a quien acusa de tener “ambición dictatorial” e intentó sin éxito frenar la Constituyente con recursos legales.

El chavismo impulsa un juicio contra Ortega que la pone al borde de su destitución. Si ello ocurre, asumirá una abogada oficialista. Por su lado, el Parlamento nombró nuevos magistrados, a quienes el TSJ denunció por “usurpación de funciones” y “traición a la patria”. Uno fue arrestado, dos recibieron asilo en la sede diplomática de Panamá y seis están refugiados en la embajada de Chile.

El principal sostén de Maduro son los militares, a quienes ha conferido gran poder político y económico.

Debacle económica

La caída de los precios del petróleo desde 2014 devastó la economía venezolana, que recibe 96% de sus divisas de la exportación de crudo.

El país, que encadena tres años de fuerte contracción (9,7% en 2016 según la Cepal), redujo drásticamente las importaciones, generándose una severa escasez de alimentos y medicinas. La industria funciona al 30% de su capacidad por falta de insumos.

Venezuela también tiene la inflación más alta del mundo, que el FMI proyecta en 720% para 2017.

Maduro atribuye el colapso a una “guerra económica” de empresarios de derecha para derrocarlo, apoyada por la oposición y Estados Unidos.

Derechos humanos

Durante las protestas se multiplicaron las denuncias de violaciones de derechos humanos por parte de la fuerza pública, a la que los opositores acusan de una “fuerte represión”.

La Fiscalía ha imputado a varios policías y militares por la muerte de una veintena de manifestantes, allanamientos ilegales y robos. La ONG Foro Penal denuncia que unas 300 personas fueron encarceladas por orden de tribunales militares, de un millar que están detenidas.

Los “presos políticos” suman unos 500, según la ONG Foro Penal. El más emblemático de ellos, Leopoldo López, recibió casa por cárcel el 8 de julio luego de tres años y cinco meses preso, pero el pasado martes fue devuelto a prisión acusado de planear fugarse.

Está condenado a casi 14 años acusado de instigar a la violencia en las protestas contra Maduro de 2014, que dejaron 43 fallecidos.

Diálogo

Gobierno y oposición iniciaron un diálogo a fines de 2016 con acompañamiento del Vaticano, pero un mes después fracasó. Tampoco prosperó un acercamiento previo a los comicios de la Constituyente.

Maduro dice que la Constituyente será un espacio de reconciliación.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here